Lo que dejó la derrota frente al Audax

0
820
Tras perder ante Audax, ahora Curicó Unido se alista para recibir a Unión La Calera.

Autocrítica. Albirrojos sumaron su segunda derrota en tres partidos disputados bajo el alero del nuevo entrenador.

CURICÓ. El equipo de Juan José Ribera sumó su segunda derrota en tres partidos disputados bajo el alero del nuevo entrenador. Segundo tropiezo consecutivo en condición de visitante y este domingo los curicanos que tendrán una chance inmediata de recuperarse y seguir sumando en su afán por escapar de la parte baja de la tabla. El domingo el rival será Unión La Calera, equipo que busca meterse en zona de clasificación a copas internacionales con 24 puntos y que viene de dos victorias consecutivas y se mantiene invicto en esta segunda rueda del torneo. 

NO SE ACOPLARON
Masiva presencia de hinchada curicana en la tribuna norte de La Florida, estadio que bien acoge la presencia de lienzos, cuncunas e instrumentos musicales de animación para la hinchada curicana que hizo sentir al equipo como local, aunque en la cancha sintética los pupilos del “Coto” Ribera nunca se sintieron cómodos y no pudieron controlar el balón con propiedad. En la previa, decenas de abrazos del actual técnico del Curi con sus exjugadores, amigos y colaboradores de Audax que compartieron con él durante más de dos años.
Minuto de silencio antes del pitazo inicial en honor y recuerdo a José Sulantay y en la foto oficial de los equipos, el Curi se ubica en diagonal con la hinchada Marginales a sus espaldas, mientras Audax se fotografía con titulares y reservas todos juntos en cancha.
Se jugó el pasado lunes, el día del cumpleaños número 32 de Mario Sandoval y quien debió adaptarse mayormente a los momentos del partido fue el “Cachi” Bechtholdt, quien partió de stopper sacando incluso los laterales por la diestra en terreno propio, luego pasó al mediocampo para jugar de volante de contención cuando el equipo pasó a línea de cuatro en el fondo y luego regresó al centro de la zaga para terminar el encuentro en su posición más habitual. 

OPACOS
Individual y colectivamente Curicó Unido estuvo al debe. Cerda cometió un error que le costó un gol, aunque al inicio del encuentro evitó con gran tapada la apertura de la cuenta, González arrancó como lateral volante por la derecha y fue reemplazado en el complemento por Augusto Barrios quien frenó el atrevimiento de Fuentes y Riep. En el centro de la zaga Cahais mostró autoridad, aunque no pudo aparecer en los momentos claves de la ofensiva audina, en tanto el Sub-21 Diego Muñoz cumplió satisfactoriamente pese a su codo penal que terminó siendo el 2-0 y luego saldría lesionado al minuto 66, mientras Ronald de la Fuente con camino cortado para avanzar por la franja zurda igualmente terminó el juego resentido.
Se extrañó a Nadruz y su zona fue copada por Sandoval y luego por Bechtholdt, mientras Leiva no desequilibró y Fritz nunca se acomodó. Zavala fue el más incisivo en velocidad y pese a que solo remató al arco en una chance, careció de profundidad como todo el equipo.
Ganoso se vio Flores e igualmente el Nico Barrios, mientras fuera de foco, impreciso y lejos del gol quien más lo necesita en el equipo, Tobías Figueroa, quien reemplazó a un también opaco Diego Coelho.
Sumó minutos y poco gravitó Ortiz, en tanto que tras el pitazo final en camarines y luego de sendos reclamos al arbitraje por la polémica sanción del penal, los curicanos fueron autocríticos y reconocieron su pobre cometido, acentuando que la revancha está a la vuelta de la esquina y que este domingo deben volver al triunfo frente a La Calera.