¿A dónde van a parar las miles de hojas de la Alameda Manso de Velasco? Acá se lo contamos

0
888
La empresa Dimensión le facilitó al municipio un par de recipientes tipo “tarro”, destinados de manera exclusiva para acumular hojas en la Alameda Manso de Velasco.

Arduo trabajo. Al menos el 10% del total están siendo utilizadas para generar la conocida popularmente como “tierra de hoja”, producto que será destinado a nutrir plazas y áreas verdes bajo la administración del municipio curicano.

CURICÓ. Por estos días, el suelo de la Alameda Manso de Velasco está más que cubierto por las hojas que caen de los respectivos árboles presentes en tal zona. De hecho, no son pocos quienes se trasladan a tal punto a fin de plasmar imágenes, muchas de las cuales son utilizadas sobre todo en redes sociales.
En tal escenario, surgió la siguiente duda: ¿A dónde van a parar tales hojas? En conversación con diario La Prensa, el director de Aseo y Ornato, Trasporte y Movilización del municipio de Curicó, Miguel Morales Moraga, quien justo este mes cumplió un año en dicho cargo, indicó que, tratándose de un producto orgánico, al menos el 10% del total están siendo utilizadas para generar la conocida popularmente como “tierra de hoja”.
Para ello, en el Vivero Municipal, ubicado en el kilómetro 10 del camino a Zapallar, se realizó un gran forado donde se están acumulando las respectivas capas de hojas y tierra, una sobre otra. La idea es que en el plazo de un año ya esté listo dicho material, que será destinado a nutrir plazas y áreas verdes que precisamente son administrados por el citado departamento. Precisamente, en el Vivero Municipal hay plantas, flores, arbustos y árboles que luego son distribuidos en tales puntos.   

EL RESTO
El resto de hojas van a parar, tal como los residuos domiciliarios de la ciudad, a un vertedero que queda en el sector El Guanaco de Teno, con el que el municipio tiene un convenio (en el que cancela una cifra por tonelada). Considerando la gran cantidad de hojas que caen, la empresa Dimensión le facilitó al municipio un par de recipientes tipo “tarro”, destinados de manera exclusiva para acumular hojas, previo a su envío al aludido vertedero.
Respecto a la cantidad de hojas que se retira de la Alameda, si bien es complejo establecer una cifra “exacta”, como referencia, solo durante esta semana, se completaron al menos cinco camionadas. Eso sí que, con el viento y la lluvia, aquella cifra fácilmente se puede triplicar. Cada año, el trabajo de retiro de hojas en la Alameda Manso de Velasco se extiende entre los meses de mayo, junio y julio.

MAYOR PORCENTAJE
A corto plazo, Morales señaló que la idea es poder destinar un porcentaje mucho mayor de hojas para generar el citado producto, pero para ello, se requiere “un espacio más amplio”, en lo posible, que sea aislado y que cuente con medidas de seguridad, esto a fin de impedir que alguien ingrese a tal zona y pueda sufrir algún tipo de accidente. De hecho, un tiempo atrás, terrenos del propio Parque Cerro Carlos Condell fueron destinados para tal propósito.

En el Vivero Municipal, ubicado en el kilómetro 10 del camino a Zapallar, se realizó un gran forado donde se están acumulando las respectivas capas de hojas y tierra.