Comercio pide soluciones al municipio curicano

0
630
El comercio establecido se encuentra "en pie de guerra" debido a la proliferación de los vendedores ambulantes.

Inseguridad. Esto con la finalidad que, ante el alto número de vendedores ambulantes, puedan trabajar en forma más segura.

CURICÓ. Molestia existe en el comercio establecido por el accionar del municipio curicano que, según aseguran, hace vista gorda a la instalación de vendedores ilegales en las calles, lo que está generando problemas de inseguridad en el gremio y en la comunidad que circula por las arterias del sector céntrico.
Por esa razón, el comercio se restó de la actividad que se desarrolló este martes 6 de junio y que tuvo por finalidad homenajear a quienes han tenido una destacada trayectoria en esta área.
“No tenemos nada que celebrar. Las ventas han disminuido considerablemente y además, existe bastante inseguridad para quienes ejercemos esta labor“, planteó Valentina Bravo, presidenta de Agreco y dirigenta de la Federación Regional del Comercio Detallista y Turismo del Maule (FedeMaule), quien mencionó además que los inspectores municipales están más preocupados de controlar las patentes y los vehículos mal estacionados que de supervisar que los vendedores estén formalizados.

LEY 21.426
Bravo expresó su inquietud porque el municipio no está cumpliendo con la Ley 21.426, que establece que las policías, inspectores municipales y funcionarios autorizados del Servicio de Impuestos Internos podrán fiscalizar el cumplimiento de la normativa vigente respecto de quienes ejercen el comercio, sea ambulante o establecido, y estarán facultados para requerir la exhibición de los permisos municipales o sanitarios que acrediten el origen de las especies que comercializan. De no existir esta documentación, se podrá requisar la mercadería de los vendedores.

MEDIDAS
Los dirigentes del comercio establecido no descartan adoptar medidas más drásticas, para que el municipio ordene esta situación y así el gremio pueda trabajar con mayor seguridad.
“No solo nos afecta la presencia de vendedores ilegales, sino que además el expendio de comida en la vía pública”, enfatizó Bravo.
“Deben adoptarse las medidas y respetar lo que establece la Ley 21.426”, concluyó la dirigenta.