Sepa lo que une a los tres pasos bajo nivel presentes en Curicó

0
1101
El paso inferior Lautaro-Villota-Argomedo es uno de los tres de su tipo operativos en la ciudad de Curicó.

Al servicio de la comunidad. Cuentan con un sistema de evacuación de aguas, consistente en salas de máquinas soterradas, donde se encuentran las bombas, que cumplen la aludida función. 

CURICÓ. A la fecha, la ciudad de Curicó dispone de tres pasos bajo nivel, los que cumplen la misión de garantizar la continuidad, tanto del servicio ferroviario como del tránsito vehicular y peatonal. De norte a sur, están ubicados en los siguientes puntos: avenida Circunvalación Norte (sector Santa Fe), avenida Freire y donde se unen las calles Lautaro, Argomedo y Villota. De ahí la importancia de que, “en buen chileno”, puedan estar “100% operativos” durante las 24 horas del día y las 365 jornadas del año. 

SALAS DE MÁQUINAS
Quizás muchos no lo saben, pero una característica que une a los citados tres pasos bajo nivel presentes en la ciudad, es que cuentan con un sistema de evacuación de aguas, consistente en salas de máquinas soterradas, donde se encuentran las bombas. La sumatoria de los tres pasos da la cantidad de ocho bombas, que cumplen la aludida función. Cabe recordar que tales proyectos corresponden a iniciativas en su momento desarrolladas por el Serviu, que, tras la finalización de las obras y su respectiva entrega para uso de la comunidad, la mantención y la explotación de las mismas quedó en manos de la Ilustre Municipalidad de Curicó. En específico, tales labores las lleva a cabo personal del Departamento de Electricidad de dicha corporación edilicia. 

AGUAS
Dentro de las características de estas salas, es que cuentan con bombas de grandes dimensiones “sumergibles”, que para el caso de los pasos de Santa Fe y Lautaro-Villota-Argomedo funcionan en forma permanente, ya que además de las aguas lluvias que reciben, también deben evacuar una importante cantidad de aguas que provienen de napas subterráneas, también denominadas como “aguas freáticas”. En lo puntual, respecto al paso restante, es decir, el ubicado en la avenida Freire, solo evacúa aguas de precipitaciones, ya que en tal zona no hay aporte a la sala de máquinas de aguas de napas subterráneas. Por tal característica, dicho paso es denominado como un paso “estanco”. 

SIN LLUVIAS
Para muchos quizás resulta extraño de que, sin presentarse lluvias en la ciudad, en algunas oportunidades los pasos de Santa Fe y Lautaro-Villota-Argomedo han experimentado cierto nivel de anegamiento. Aquello se explica debido a que simplemente se presenta algún tipo de falla, que puede corresponder a diversos factores, siendo la más común, las ligadas a las interrupciones del suministro de energía eléctrica, ya que, en tal escenario, puede que no entren en funcionamiento, de manera inmediata, los generadores. También puede ocurrir que, como en el caso del paso Lautaro-Villota-Argomedo, dejaron de funcionar, por problemas aparentemente mecánicos, las dos bombas existentes en el pozo de acumulación de agua (sentina). Ante esto, el municipio se vio en la necesidad de adquirir e instalar dos bombas de emergencia, para evitar la inundación casi permanente de dicho paso. 

Para muchos quizás resulta extraño de que, sin presentarse lluvias en la ciudad, en algunas oportunidades el paso inferior del sector Santa Fe experimente cierto nivel de anegamiento (imagen de archivo).

RESPALDO DE ENERGÍA
En los tres pasos bajo nivel, las bombas funcionan con empalmes de energía eléctrica trifásicos, conectados a la red de distribución de la empresa CGE. En el caso de una falla en dicho suministro, los tres pasos cuentan con generadores de energía eléctrica, que se activan con tableros de transferencia automática, es decir, que cuando ellos detectan un corte, se encienden de manera automática, por lo que no es necesaria la presencia de una persona para que entren en funcionamiento de manera manual. Esta medida permite garantizar la continuidad del servicio por varias horas. 

GUARDIA
Lamentablemente, tales obras tampoco se han librado de la mano de los “inescrupulosos”, por lo que la municipalidad se vio obligada a disponer de un guardia permanente, las 24 horas del día, en la sala del paso de Lautaro-Villota-Argomedo, esto a fin de impedir algún tipo de acto de carácter vandálico. Además de ello, ocurría que personas en situación de calle ingresaban a las salas donde están ubicados los tableros de protección y de comando de las bombas, a fin de pernoctar, con el consiguiente peligro que manipularan los controles, poniendo en peligro la continuidad del citado servicio. 

GESTIONES
Respecto a lo que ocurrió durante el presente mes en el paso inferior de la avenida Freire, el que como en años anteriores, se anegó, por lo que por un corto período permaneció intransitable y cerrado, los organismos competentes están llevando a cabo diversas gestiones a fin de que tal escenario no se vuelva a reiterar.