Ministro de Agricultura llama a mantener aves en gallineros para evitar contagio de Influenza Aviar

0
583
Ministro Valenzuela llamó a la comunidad a tomar ciertas precauciones.

Preocupación. Región del Maule registra actualmente 20 casos de contagio de traspatio y un caso industrial. La idea es evitar que las gallinas estén en áreas donde interactúen con aves silvestres.

TALCA. La Influenza Aviar y la propagación de su contagio, preocupa a las autoridades. Después de la Región de la Araucanía, con 26 casos de traspatio, la del Maule es la que acumula la mayor cantidad -20 de traspatio y un caso industrial-, entendiendo que en estas áreas es donde se mezclan las gallinas, con aves silvestres y la industria.
Es por esto que el propio ministro de Agricultura, Esteban Valenzuela, se trasladó hasta la zona, efectuando un llamado a establecer lo que se conoce como “cautiverio feliz”, con el propósito de que las gallinas estén el mayor tiempo posible al interior de los gallineros, con agua limpia y alimento, y no interactúen con aves silvestres que son un vector importante de contagio.
“En el Maule queremos reiterar el llamado a cautiverio feliz, a que las gallinas estén en su gallinero, sobre todo cuando se alimentan y se les da el agua, y es una manera importante evitar contagio”, insistió.

ENFERMEDAD
La Influenza Aviar -también conocida como gripe Aviar- es una enfermedad causada por un virus, es altamente contagiosa y afecta a las aves domésticas y silvestres y eventualmente, puede transmitirse también a otros mamíferos y al ser humano.
La transmisión es por contacto con secreciones provenientes del pico y orificios nasales, fecas, plumaje, intestino y sangre de aves infectadas. Y también puede ser a través de las personas que al haber estado en contacto con aves enfermas, transporten el virus en sus manos y vestuario.

PREVENCIÓN
Por lo mismo, resulta importante tener presente algunas recomendaciones del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG). Para prevenir la enfermedad, se aconseja mantener las aves en un lugar resguardado, aislado de animales, personas y aves silvestres. También se pide proteger el agua y alimentos, ya que estos atraen a las aves silvestres. Además, limpiar y desinfectar las instalaciones de las aves en forma periódica.
Asimismo, se indica que al ingresar aves de otros orígenes, hay que mantenerlas separadas de sus aves por 21 días, controlar el ingreso de personas, utensilios, animales y vehículos a los gallinero, y lavarse las manos con agua y jabón desinfectante después de manipular a las aves.

OTROS IMPACTOS
El ministro Valenzuela enfatizó que esta enfermedad que está golpeando Europa y Estados Unidos, en Chile no está descontrolada. Sin embargo, desde marzo se ha venido observando un crecimiento en los casos y es por ello entonces, la necesidad de fortalecer las medidas de precaución. Esto, ya que no solo importa desde el punto de vista sanitario de las aves, sino que además se busca evitar que este problema afecte a los pequeños productores y se traduzca, por ejemplo, en un alza en el precio del huevo, considerada la proteína popular más importante de la industria.
Al respecto, conminó a considerar los lineamientos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que ha dicho que no está comprometido el consumo de pollo, pavo y huevo, y que es seguro para la población.
De igual modo, llamó a informar tempranamente casos de aves moribundas para que el SAG pueda proceder oportunamente con el análisis de muestras y contra muestras y además, se pueda avanzar con el pago de un seguro para estos casos que cubre hasta mil aves.

MÁS CASOS
Sobre un nuevo caso de contagio a nivel industrial en el Maule, la autoridad sostuvo que se está trabajando en el chequeo de muestras y contra muestras en un plantel de gallinas ponedoras. De ser positivo, se sumaría al ocurrido recientemente en la granja del Liceo Agrícola Salesiano de Linares y donde hubo que sacrificar miles de aves.
En tanto, el director regional del SAG, Fernando Pinochet, sostuvo que se ha hecho análisis a 21 planteles, uno de ellos de tipo industrial, y se han focalizado estos brotes de contagio sin que abarquen la periferia y  entren en contacto con vecinos.
Asimismo, confirmó la existencia de un caso de contagio de un lobo marino, adoptando Sernapesca todas las medidas necesarias para controlar esta situación. Esto ocurrió en la zona de Iloca, comuna de Licantén, realizándose vigilancia epidemiológica en un área de 10 kilómetros a la redonda, y levantamiento de información de tenedores de aves y existencias, en una distancia de tres kilómetros. También se efectúan muestreos aleatorios, los que son enviados al laboratorio institucional para su análisis.