Concejalas de la comuna de Curicó abordan el 8M

0
1324
Inés Núñez, Paulina Bravo e Ivette Cheyre.

Autoridades a nivel local. Diario La Prensa se reunió o bien tomó contacto con cada una de las mujeres que forman parte del concejo municipal, a fin de conocer sus impresiones de cara a la presente jornada. 

CURICÓ. Por primera vez tres mujeres integran el concejo municipal en la comuna de Curicó. Otra de las señales que habla de una mayor participación del género femenino, en este caso, en cargos de connotación pública. Diario La Prensa se reunió o bien tomó contacto con cada una de las concejalas, a fin de conocer sus impresiones de cara a la presente jornada, un nuevo 8M.  

INÉS NÚÑEZ
“Nosotras las mujeres no podemos olvidar este día”, nos señala de entrada la concejala Inés Núñez, recordando el origen de dicha jornada cuando un grupo de mujeres en Estados Unidos quiso reivindicar sus derechos, siendo asesinadas. “Decirles a todas las mujeres curicanas que, de parte de esta concejala, reciban un gran saludo, decirles que siempre sean empoderadas, que se sepan valorar y quererse, porque la mujer, lo digo con mucho respeto, la llevamos. Tenemos grandes conocimientos y gran sabiduría”, recalcó. Por lo mismo, a su juicio, en términos generales, este día no puede pasar desapercibido. “En cada oficina, en cada lugar, que se les dé un saludo (a las mujeres), no significa que sea un presente, con decir un buenos días, con desearle lo mejor, es eso. Esto va para todos, empresas, colegios, instituciones”, dijo.
Por último, si bien a su juicio, respecto a la participación de la mujer en nuestra sociedad aquello no se puede “quedar solo en un discurso”, es decir, necesariamente tiene que traducirse en cosas concretas”, de todas maneras reconoce que se han presentado avances. “A las mujeres hay que abrirles más caminos, ya estamos en el 2023, hay que avanzar hacia el futuro y la mujer es capaz de hacer tantas cosas, muchas de las cuales eran hechas solo por los hombres. La mujer tiene derecho a participar en todo lo que estime conveniente”, concluyó. 

PAULINA BRAVO
“Es un día súper especial, que a modo personal tratamos todos los días de poder visibilizarlo”, nos cuenta, por su parte, la concejala Paulina Bravo. “Es una tarea de todos los días, levantarse y decir yo soy mujer, me vengo a posicionar en la sociedad y quiero los mismos derechos de un hombre. Queremos las mismas formas de avanzar, sin que a uno le cueste más que al otro”, subraya. Para la ingeniera agrónoma, el 8M se presenta como una oportunidad para recalcar la necesidad de seguir impulsando cambios en la sociedad, que permitan proteger y brindar espacios de calidad a las mujeres. “Se dice mucho que (como sociedad) vamos a cambiar, de que vamos a darle más espacios a las mujeres, pero en la práctica eso no es así”, indica. Se trata, dijo, de una “tarea más que ardua”, ya que corresponde a un proceso que no debe generar o basarse “en un odio hacia los hombres”. Uno de los puntos donde, dijo, por desgracia no se ha presentado un avance de mayor calidad está relacionado con la violencia que siguen sufriendo las mujeres, muchas de ellas durante el pololeo, siendo muy jóvenes. Recalca que muchos siguen viendo a la mujer como “un ente frágil, débil, del cual me puedo aprovechar”. También resulta más que clave la enseñanza que, en términos generales, se sigue entregando en cada familia. “Lamentablemente hay madres muy sobreprotectoras, que protegen más a los varones, por eso mismo, todavía vemos mucha violencia en el pololeo de los jóvenes. Si como sociedad hubiéramos generado un verdadero cambio, no habría esa violencia. Volvemos a las palabras y no a la práctica”, dijo. “Mi mensaje para las mujeres es que crean en ellas, que se valoren, que, si quieren algo, que lo hagan. Nos tenemos que convencer que tenemos los mismos derechos, Todas podemos, solamente hay que sacarse estas nubes negras que están en nuestras mentes que nos impiden avanzar”, concluyó. 

IVETTE CHEYRE
La concejala Ivette Cheyre nos comentó sus sensaciones respecto a lo que significa esta jornada, pensando sobre todo en aquellas mujeres que, de alguna u otra forma, “sacan las cosas adelante” en diferentes ámbitos, un trabajo que muchas veces es “invisible”. En el ámbito laboral, dijo, es evidente que la mujer ha podido ocupar cargos o llevar a cabo funciones que hasta hace algunas décadas estaban en manos solo de hombres, como, por ejemplo, en las directivas de empresas y en cargos públicos, como el principal de todos. “Considero que los hombres y las mujeres tenemos distintas habilidades y no estamos compitiendo, somos un complemento entre nosotros para ser mejores personas”, acotó.
Si bien Cheyre estima que “cada día se reconoce más el trabajo que hace la mujer”, en nuestra sociedad, por desgracia aquel punto sigue siendo “la principal deuda” que hay con las mujeres. “La sociedad no valora el trabajo silencioso que hace una mamá, una cuidadora, una mujer, una hermana, el cuidado de algún enfermo, esa carga, por lo general, se la llevan las mujeres”, recalca.
En su rol de autoridad local, señaló que he tenido la posibilidad de conocer a cientos de mujeres “que son realmente maravillosas”, haciendo un reconocimiento especial en quienes cumplen un rol en las juntas de vecinos. “La mayoría de los dirigentes de las juntas de vecinos son mujeres y son personas realmente extraordinarias, hay mucho que aprender de ellas, trabajan sin un sueldo remunerado, trabajan para sus vecinos, creo que son un gran aporte a nuestra sociedad”, dijo. Por último, la concejala Ivette Cheyre recalcó la necesidad de que las mujeres confíen más en sus capacidades a la hora de cumplir algún rol, por ejemplo, en el ámbito público o en cualquier espacio de nuestra sociedad. “Yo creo que eso como mujeres tenemos que aprender. No estoy ahí porque soy mujer y porque hay un cupo, estoy ahí porque tengo las capacidades para estar en ese cargo, en ese lugar, en ese puesto, en ese trabajo, en distintas circunstancias”, concluyó.