Mujer que dio muerte a exmarido habría actuado en legítima defensa

0
687
El caso ocurrió en una vivienda del camino viejo de Talca a Maule.

Imputada. Fiscalía no solicitó prisión preventiva en su contra. Persecutor Héctor de la Fuente, aseguró que se sigue trabajando para confirmar o descartar esa figura jurídica.

TALCA. Con arraigo quedó la mujer quien, la madrugada del miércoles, se vio implicada en la muerte de su expareja y luego que éste asesinara a su padre, en un incidente ocurrido en un domicilio ubicado a la altura del kilómetro 5 de la ruta Talca-Maule.
En un principio se informó que el sujeto, tras cometer el crimen de su exsuegro con un arma de fuego, fue atacado por quien fuera su pareja y un hijo de ésta con elemento cortopunzante y un objeto contundente. También murió en el lugar.

LEGÍTIMA DEFENSA
Madre e hijo fueron detenidos en su momento, pero solo ella fue formalizada. La Fiscalía no solicitó prisión preventiva. El órgano persecutor, no descarta que la mujer haya actuado bajo la figura de la legítima defensa. “Hay antecedentes de que, efectivamente, nos conducen a una legítima defensa, con alto grado de incidencia, pero aquí hay una persona fallecida y no basta con decir que esto puede ser, sino que tenemos que reunir todos los antecedentes de orden objetivo y subjetivo, que permitan decir claramente y sin lugar a dudas, en que nos encontramos con una legítima defensa. Para eso estamos trabajando (…) Para ese empeño, no era necesario que la imputada permaneciera privada de libertad”, señaló el fiscal Héctor de la Fuente.

LOS HECHOS
El persecutor, como una manera de explicar la posible legítima defensa, detalló -basado en los hechos que se investigan- que en un periodo de tiempo que no supera los 25 minutos, desde el ingreso del fallecido al domicilio, “crea una situación casi permanente de amenaza, agresividad, intimidación; da muerte a menos de dos minutos de su ingreso al domicilio al padre de la víctima y luego, aún con inferioridad numérica, mantiene una actitud agresiva, porta durante gran parte del tiempo un arma de fuego cargada, que podría haber quitado la vida a otra persona y es en ese contexto, en que la imputada utiliza un arma cortopunzante para ultimarlo. Ese hecho constituye un ilícito, pero hay que ver si concurre o no la legítima defensa, pero tiene que encuadrarse jurídicamente (…) Para eso tenemos que obrar con todos los antecedentes con el trabajo policial”.

ORDEN DE DETENCIÓN
De la Fuente reconoció que sobre el exmarido de la imputada existía una orden de detención vigente por amenazas, pero que no se pudo concretar en su momento, porque este estuvo oculto.