Alcaldesa denuncia abuso de peaje de Camarico al “encerrar” a vecinos de Itahue y parte de Río Claro

0
283
Los lugareños denuncian que algunos pagan hasta tres peajes.

Priscilla Castillo. La autoridad comunal de Molina, exige que se priorice la dignidad de las personas por sobre las consideraciones económicas de la concesionaria.

MOLINA. La alcaldesa de Molina, Priscilla Castillo, alzó la voz por los vecinos de Itahue y parte de Río Claro, quienes, recalcó, quedaron “encerrados” producto de las obras que la concesionaria a cargo del peaje de Camarico construyó.
Tales personas han señalado de manera pública que en este nuevo escenario han tenido que pagar dos o hasta tres peajes, solamente para poder “salir de sus casas”, ya sea a través de sus vehículos o por pasos peatonales, ya que ahora no disponen de una vía de carácter “local”. La insólita situación obliga a, por ejemplo, campesinos y trabajadores a pagar hasta tres peajes para poder dar la vuelta desde sus hogares hasta sus trabajos y viceversa; exigencia que deben cumplir incluso los servicios de emergencia, como ambulancia y Bomberos.

PIDEN RÁPIDA SOLUCIÓN
Es por ello que Priscilla Castillo hizo un llamado al Ministerio de Obras Públicas (MOP), para que exija de manera firme una solución rápida, ya que “es muy injusto lo que estamos viviendo con los vecinos, quienes para retornar a sus trabajos o a las escuelas, deben pagar doble peaje: eso significa dos mil 400 pesos para dar la vuelta al retorno de Camarico y otros dos mil 400 pesos para entrar a Molina”.
De igual forma, la máxima autoridad molinense calificó como “un abuso de parte de la concesionaria”, hacia la gente que necesita “vivir con dignidad”. “Por eso, el MOP debería considerar estas cosas y ser prioridad, porque en la práctica se privilegian los intereses económicos en perjuicio de la dignidad y el bienestar de las personas”.

HASTA TRES PEAJES
El costo económico es prácticamente imposible de solventar para muchos lugareños, indica Cristofer Bravo, quien vive en el kilómetro 215 de Frutillar, en la localidad molinense de Itahue. “Como a partir del kilómetro 219 es otra concesión, para ir a Molina desde el sector poniente debes pagar tres peajes y no hay bolsillo que aguante”, explica el vecino.
Junto con acusar que “quedamos totalmente aislados” una vez que la empresa cerró el retorno, el lugareño avisa que “no descartamos movilizaciones, si de aquí a la próxima reunión del 27 de septiembre, no hay una solución de mediano plazo”.
En tanto, Luis Farías, representando a la empresa Eco Maule, señala que “tenemos un alto flujo de trabajadores que dependen mucho del lugar, son 70 personas que necesitan un acceso más digno”.

“Es muy injusto lo que estamos viviendo con los vecinos”, reclamó la alcaldesa a la concesionaria.