Christian Viera tras triunfo del Rechazo: “Mi esperanza es que ojalá Chile pueda tener una Constitución genuinamente democrática”

0
994
El abogado Christian Viera integró la Convención Constitucional.

Exconstituyente. En entrevista con diario La Prensa, el abogado abordó los factores que, a su juicio, no permitieron que la propuesta de nueva Carta Magna en la que trabajó contara con el respaldo suficiente en las urnas.

CURICÓ. En contacto con diario La Prensa, el abogado Christian Viera Álvarez, quien integró la Convención Constitucional, dio a conocer sus sensaciones tras el triunfo de la opción Rechazo el pasado domingo 4 de septiembre. El curicano fue parte del grupo de personas que redactó la propuesta de nueva Carta Magna que, precisamente, no contó con el respaldo suficiente en las urnas.
“Ante todo, dos comentarios políticos. Primero quisiera valorar el efecto del sufragio obligatorio. En general, desde que se hizo la reforma, siempre había existido mucha oposición para valorar el sufragio obligatorio. Desconozco las razones. Cuando existe el imperativo de votar, votamos y el 85% de participación lo que da es una legitimidad democrática muy contundente a una determinada decisión. Y lo segundo, no pongo en cuestión la legitimidad del abrumador triunfo del Rechazo, pero en términos personales, por cierto que me afecta, por lo que yo consideraba que era una buena propuesta para el pueblo de Chile”, nos señala de entrada el exconvencional.
“La propuesta de Constitución tenía algunos elementos muy interesantes en términos de transformación de nuestras estructuras de convivencia. Y el resultado del plebiscito, no permite que aquellas propuestas puedan proyectarse en el tiempo. Entonces, claro, la decepción personal pasa también, porque aquellas dimensiones que podían ser transformadoras, en definitiva, se pierden”, acotó.

Ya con varios días después de la elección, con la mente más fría ¿Usted tiene la capacidad de poder atribuirle a ciertos puntos este resultado?
“A pesar de que han pasado algunos días, sigue siendo muy prematuro para hacer un diagnóstico más serio, porque nos falta evidencia para realizar un diagnóstico más fino. Lo que tengo son algunas intuiciones, que podrían explicar aquello, pero también son muy provisorias. No me atrevería a señalarlas, primero, porque no soy especialista y segundo porque, cualquier cosa que podamos aventurar, resulta muy temprana. Las respuestas que yo podría darle no son categóricas”.

Pero esas intuiciones que usted señala, van por el lado, por ejemplo, del comportamiento que tuvieron algunos constituyentes, lo que se habla de las fake news…
“Mire, hace algunos días apareció un estudio de una importante encuestadora que trataba de definir las razones por las cuales la ciudadanía votó Rechazo. Y un primer dato es bien interesante: el 40% de los que ahí aparecen votaron rechazo por la Convención, entonces también hay un voto de rechazo al proceso y a quienes integramos aquello y eso podría ser por cómo fue el desarrollo de la Convención, por algunos convencionales, por el contenido de las discusiones… Vaya uno a saber. Pero al parecer respecto al resultado que hubo, la Convención tiene una importante responsabilidad en su comportamiento más que en el texto mismo”.

¿Podría haber influido en el resultado las personas que, entre comillas, se sumaron en comparación a plebiscitos anteriores?
“Tampoco lo sabemos, por eso yo creo que hay que esperar diagnósticos. Hay que tener estudios para tener una opinión tan acabada como esa”.

Tras lo que fue la diferencia en las urnas, se ha comentado por estos días que existiría una falta de autocrítica entre quienes trabajaron en la Convención y apoyaron la opción Apruebo. ¿Comparte esa apreciación?
“Lo que uno ha escuchado mucho es que los convencionales deben hacer una autocrítica de su trabajo. Yo creo que muchos lo están haciendo y lo estamos haciendo. Tratar de buscar las razones y cuánto en ella nos cabe a nosotros. En el caso personal, también me lo he cuestionado. Con todo, eso no va a cambiar los resultados. Yo creo que más que buscar las autocríticas, lo que uno tiene que buscar es poder explicar qué fue lo que pasó respecto a algo que contaba con un apoyo tan significativo de la ciudadanía que, en definitiva, no tuvo respaldo. Poder saber qué fue lo que falló”.

A pesar del triunfo del Rechazo ¿Usted espera que de todas maneras se pueda dar continuidad al proceso que permita que el país cuente con una nueva Constitución?
“No tengo idea de lo que va a pasar. Porque las reglas que habilitaron el proceso constituyente fueron bien claras. De aprobarse la propuesta, se derogaba la Constitución del 80. De rechazarse la propuesta, continuaba rigiendo. Esos son los hechos. El resto, es simplemente un anhelo, una expectativa, un deseo personal. Si usted me pregunta cuál sería mi esperanza es que ojalá Chile pueda tener una Constitución genuinamente democrática, para superar el autoritarismo presidencial y el neoliberalismo económico que fundan la Constitución de 1980 (…) La palabra ahora la tiene principalmente el Congreso Nacional”.

¿Está dentro de sus planes a futuro volver a presentarse como candidato a alguna votación de carácter popular?
“No. Yo soy un académico. Participé como convencional y tuve un rol político en la Convención, pero sobre todo motivado, porque me dedico profesionalmente al derecho constitucional. Es lo que me motivó a participar en el proceso electoral. Me gusta la política para analizarla, para pensar sobre ella, pero no está en mi horizonte seguir participando en ella como candidato a un cargo de elección popular”.