El clásico se tiñó de rojo en Chillán

0
451
El Curi quedó al debe, aunque no se mueve del cuarto lugar de la tabla.

Ñublense se impuso a Curicó Unido por 3-1. Los comandados por Damián Muñoz jugaron con un hombre menos por expulsión de Cahais al minuto 27 de partido. Pese a ello, abrió la cuenta con Nadruz, aunque un doblete de Rubio y el tanto final de Guerra, selló el duelo para los locales.

CHILLÁN. Partido jugado bajo precipitaciones en una impecable cancha del estadio Nelson Oyarzún, que aguantó de gran forma el lluvioso día domingo en la capital del Ñuble. En la previa, los árbitros salieron al campo de juego a evaluar el estado de ésta y hacer rodar el balón, situación que confirmó el desarrollo normal del partido, según lo programado. Duelo de hinchadas en un ambiente teñido de clásico, bajo la persistente lluvia y con cerca de 500 hinchas curicanos en la tribuna sur del estadio chillanejo. El técnico local Jaime García que debía organizar su armado con el zurdo Cordero como lateral derecho y con Cerezo y Caroca improvisados como centrales producto de sus bajas, mientras que Damián Muñoz en Curicó dejaba en el banco a Castro y Holgado, sumando minutaje Sub 21 con Joaquín González desde el arranque. El tercero frente al cuarto en la tabla, dos de los más goleadores y mejores defensas del torneo, dos de las sorpresas del torneo se vieron las caras con arbitraje de Manuel Vergara.

NO LO AGUANTAN
Minuto 4 y un remate de distancia de Rivera que temprano gastó los guantes de Cerda, siendo la respuesta curicana a los 10’ un tiro de Leiva que buscó sorprender a un adelantado portero Pérez, aunque el remate no logró la altura necesaria para superar al arquero local. Impreciso en su gestación en los minutos iniciales, el Curi se vió desfavorecido con una cancha resbaladiza que exigía precisión. Pese a ello, el equipo de Damián se plantaba bien en defensa, aguantando los embates locales, sin poder hilvanar toques consecutivos que lo lleven más cerca del arco rival. Solo batallando, disputando a fondo los balones divididos bajo la lluvia, Curicó Unido intentaba hacer daño en territorio rival, aunque sin pisar el área chillaneja. Minuto 15 y la primera clara de gol. El improvisado central Cerezo que empuja en ataque, el balón le llega a Aravena que remata bajo, de zurda, exigiendo el manotazo de Cerda y en la segunda pelota que caía llovida en área chica, el “Pato” Rubio se aprestaba a empujarla a gol, sin embargo, aparece justo el capitán Bechtholdt para despejar de cabeza. Ñublense era más y quedaría con ventaja numérica tras la expulsión de Cahais en Curicó Unido al minuto 27 por fuerte entrada contra Reyes. Tras recibir cartulina amarilla, la jugada fue revisada vía VAR y el juez Vergara expulsó al central curicano con tarjeta roja directa. Con 10 quedaba el Curi y comenzaría a mostrar con un hombre menos su mejor rostro de la primera parte. Sobre la media hora los albirrojos lograron tocar, tocar y aproximarse al área rival. A los 33’ González encara y es trabado al sacar su remate frontal y luego del tiro de esquina ejecutado por Sandoval, con un impecable cabezazo aparece Agustín Nadruz para inflar las mallas y festejar el 1-0 a favor del Curi a los 34’. Pero le duraría poco la ventaja a los albirrojos. Minuto 38 y la reacción presionando del local, llegaría con centro atrás, remate de primera de Mateos, manotazo de Cerda, rebote en Nadruz y libre aparición de Rubio para que con un voleo frontal lograra la inmediata igualdad. 1-1 en un intenso, trabado y entretenido primer tiempo.

LO DAN VUELTA
No cesaba de llover sobre Chillán y el juez Vergara en el inicio del complemento no revisó en el VAR una jugada calcada de la expulsión de Cahais, esta vez por planchazo y pisotón tardío de Cerezo contra Oyarzo. Pudo ser roja igualmente para el defensor local, aunque la vara no fue la misma. Y el mismo Cerezo a los 56’ ganó de cabeza en solitario tras tiro de esquina y su tiro sacó filo al poste derecho de Cerda. Curicó Unido repetía su nula gestación colectiva en ataque, sin aguantar la posesión y corriendo más hacia arco propio. Minuto 66 y una polémica sanción de falta de Oyarzo sancionada por Vergara, encuentra el tiro libre al área ejecutado por Cordero y en el segundo palo aparece nuevamente el “Pato” Rubio, para conectar de cabeza y con tiro cruzado batir la resistencia curicana, dar vuelta el partido y poner 2-1 el marcador. Ñublense no sacaría el pie del acelerador y seguiría martillando. Rozas y Moya buscarían el tercero y Curicó respondía con cuatro cambios consecutivos refrescando la ofensiva y reordenando el bloque defensivo. Aunque el reloj avanzaría sin poder armar ninguna hilvanada en ataque y, a poco del final, llegaría la estocada lapidaria. Minuto 85, atacaba el Curi en área rival y un rápido despeje de Ñublense encuentra como último hombre en la mitad de la cancha a De La Fuente, quien pifia su impacto al balón, aprovechando el error, el veloz e ingresado “Nico” Guerra, quien encara con balón dominado en mano a mano a Cerda. El “9” define alto y decreta el 3-1 final. Solo en los descuentos llegarían nuevos intentos curicanos con Fritz errando un zurdazo tras pivoteo dentro del área y con Urzúa rematando mordido. Pitazo final de Vergara, el clásico que se tiñe de rojo, el Curi que queda al debe, aunque no se mueve del cuarto lugar de la tabla con sus 22 puntos. Tres líderes tiene el torneo: Colo Colo, Ñublense y Unión Española que suman 28. El Curi es cuarto y se alista para este viernes cerrar la primera rueda, recibiendo a Coquimbo en La Granja.  

Ahora la escuadra albirroja alista para cerrar la primera rueda recibiendo este viernes a Coquimbo en La Granja.