Christian Viera Álvarez: “Este texto contiene una promesa y una esperanza de un Chile diferente”

0
235

Tras borrador de la que podría ser la nueva Carta Magna. Por estos días, el convencional constituyente forma parte de la Comisión de Armonización, que debe revisar y sistematizar el texto emanado tras 10 meses de trabajo.

CURICÓ. En contacto con diario La Prensa, el abogado curicano Christian Viera Álvarez, hizo un espacio en su agenda para evaluar lo que, a su juicio, ha sido el trabajo que ha llevado a cabo la Convención Constitucional, organismo que ya emitió un borrador de la que podría convertirse en la nueva Carta Magna que regirá por los próximos años a Chile. Por estos días, el convencional constituyente por el distrito 17, forma parte de la Comisión de Armonización, que debe revisar y sistematizar el texto emanado tras 10 meses de trabajo. “Yo creo que estamos ante una buena propuesta, porque tiene elementos de trasformación social e innovación social. Supone una trasformación en nuestra cultura de convivencia, en que pasamos del Estado subsidiario a un Estado social, lo que significa que el acceso a nuestros derechos sociales no depende de nuestra capacidad de pago. Cuando logremos entender aquello, que no hay ciudadanos de primera o segunda clase, claramente será tomado como una buena noticia. Yo creo que una vez que la Convención ya no esté, el texto va a hablar por sí solo”, nos subraya de entrada. 

¿Cuáles son las sensaciones que le deja el que la ciudadanía ya pueda disponer de un borrador de lo que podría ser la nueva Constitución?

“Varias cosas. A nivel personal, una satisfacción, es un buen texto, en borrador todavía eso sí. Hay que realizar algunos ajustes, limar ciertas contradicciones, pero es un texto que sobre todo va a habilitar la posibilidad de un cambio muy significativo en nuestra estructura de convivencia. No la va a resolver, porque el conflicto que genera todo esto, es un conflicto muy hondo, de muchos años, sin embargo, puede generar las bases necesarias para un proyecto transformador y emancipador”. 

¿A su juicio quedaron algunas materias pendientes de incluir?  

“Pendientes a nivel constitucional, sí. Sin embargo, cuando el borrador de la Constitución no se pronuncia sobre un tema, eso no significa que se va a producir un vacío. Ese vacío no va a existir, porque estará la ley que resuelva esos conflictos. Estoy pensando, por ejemplo, en el estatuto minero”.

Y en las materias que, entre comillas, son las que más le interesan a la gente, hablemos de educación, salud, previsión, entre otras ¿Usted cree que quedaron puntos pendientes?

“No, justamente, en materia de derechos sociales, afortunadamente, en las disposiciones aprobadas por el pleno, son disposiciones y normas que habilitan, por cierto, la posibilidad de una trasformación. Pero ojo, la Constitución contiene los mandatos al Legislativo, para que se modifiquen las leyes en ese sentido. Entonces también un llamado al control de expectativas, toda vez que las modificaciones que son muy significativas, requieren de nuevas leyes, pero que también se hagan con la gradualidad necesaria para que se implementen bien”.

LO QUE VIENE

¿Qué puede esperar la ciudadanía de la etapa que ahora está en marcha?

“Bueno, la discusión constituyente ya la dimos. Las normas ya están aprobadas. Lo que ahora vamos a hacer con la Comisión de Armonización es ver si hay lagunas, incoherencias, contradicciones, inconsistencias en el texto, que, por la lectura que yo he hecho, no son muchas, ni de gran envergadura. Sin embargo, yo invitaría a la ciudadanía para que miren el texto, ya que van a encontrar respuesta a las causas que generaron la habilitación del proceso constituyente. Yo creo que el texto contiene una esperanza de una promesa para un país que podemos construir entre todas y todos de manera diferente”. 

ENCUESTAS

¿Cómo toma usted los resultados de las encuestas que, en general, están mostrando un alza de la opción Rechazo?

“No se puede desatender, porque no se trata de una, sino que de varias encuestas (…) Las encuestas siempre son fotografías de un momento, no son definitivas. Por cierto, hay que tomarlas en cuenta, tal vez son reflejo de algo que no se estará, a lo mejor, comunicando bien. Sin embargo, yo también advierto, que empezaron a cambiar las tendencias que se habían visto durante algunas semanas. Yo creo que una vez que ya solo tengamos el texto, las chilenas y los chilenos van a advertir lo que señalaba, es decir, que este texto contiene una promesa y una esperanza de un Chile diferente”. 

Pero en términos generales ¿Usted siente que los medios de comunicación más bien han, entre comillas, destacado polémicas, en vez de enfocarse en el trabajo que ustedes han hecho? 

“Mire, yo no voy a desatender el hecho de que en la Convención han habido hechos que han contribuido a una imagen negativa. Eso es verdad, hay episodios que han dañado gravemente a la institución. Pienso en el episodio del ahora exconvencional (Rodrigo) Rojas Vade, algún sahumerio por ahí, lo cual claramente afecta. Sin embargo, también hay un hecho que es muy interesante, que se llama la caja de amplificación, donde se han destacado hechos que caricaturizan la convención, y que van instalando posturas en la opinión pública. Claramente hay temas mucho más importantes que no han tenido la misma resonancia mediática en medios masivos. Tal vez por una legítima opción editorial, algunos medios han destacado, por así decirlo, más nuestros errores que nuestros aciertos”.