Club 21 de Mayo cumple hoy 104 años al servicio del deporte

0
1206

Aniversario. Su nacimiento y desarrollo está lleno de recuerdos del barrio San Francisco junto a su iglesia y su convento.

El Club 21 de Mayo es sin lugar a dudas una institución emblemática del deporte curicano que con más de un siglo de existencia sigue siendo un valioso aporte a la ciudad, la provincia y la región. Hoy a pesar de la pandemia que tantos problemas ha provocado a la actividad deportiva no ha dejado inerte a la institución del barrio San Francisco, habiendo logrado el sábado recién  pasado finalizar su torneo particular de fútbol que durante casi dos años había estado suspendido.

Los años de pandemia, si bien es cierto no disminuyeron los esfuerzos de su directorio para mantenerlo vivo y vigente, si causó dificultades por la falta de una mayor cantidad de socios activos que aportaran al trabajo de los directivos, pero ya ha comenzado la recuperación la que se espera siga creciendo en los próximos meses, señaló su presidente Roberto Maureira.  

SU HISTORIA

La institución del barrio San Francisco celebra un año más de vida este sábado 21 de mayo, aun cuando su fundación se realizó un 15 de mayo de 1918 en una sala de clases de la vieja escuela San Antonio, ubicada en la avenida España, conocida en la antigüedad como Callejón del Pino, lugar del asentamiento definitivo de la villa de San José de Buena Vista de Curicó. 

Son muchas las figuras que tuvo el club en sus primeros años, pudiéndose rescatar de los viejos documentos los nombres de Domingo Mancilla, Alfonso Poblete, Lindorfo Baeza González, Manuel Sepúlveda R., Antonio Rozas, Rafael Gil, Gustavo Eguiluz y Fortunado Mardones Más adelante se le unen figuras como los hermanos Octavio, Guillermo, Gastón, Mariano y Carlos Mozó, Jorge Leyton, René Sanhueza, Belarmino Martínez, Zenón Mancilla, Juan Figueroa, Osvaldo Palma, Julio Silva, Héctor Valdés, Carlos Segundo Dacaret, Luis Molina, Eleodoro González, los hermanos Manuel y Juan Neira y muchos más.

LOS GRANDES DESAFÍOS

El Club 21 de Mayo, en sus 104 años de vida ha sido un ejemplo permanente de constancia y esfuerzo para enfrentar los desafíos con decisión y optimismo, logros que ha sido posible gracias al trabajo de jugadores, socios y simpatizantes que entregaron su tiempo, sus esfuerzos y recursos económicos para hacer realidad los sueños de su gente. Es así como en los años ‘70 se hizo realidad la compra de la sede social, ubicada en la emblemática calle San Francisco, adquiriéndose esta propiedad a los familiares de don Lindorfo Baeza Merino, el alcalde de las palmeras de la Plaza de Armas de Curicó.

Con el tiempo se concretó la mayor aspiración institucional: la creación de su complejo deportivo en el sector Rauquén, el mayor recinto de la provincia de un club amateur, con 4,7 hectáreas, donde jugaron un rol importante los directivos Héctor Rojas Ávalos, viñamarino con adopción curicana y Nelson Leyton Toledo, junto a un grupo de socios e hinchas que cumplieron una verdadera hazaña institucional y que con el tiempo se vio reforzada con un amplio gimnasio cubierto que hoy alberga una mini cancha de  pasto sintético.

Últimamente, y a pesar de la pandemia, se logró la construcción de dos canchas de pádel, disciplina deportiva de moda en nuestro país y que está logrando atraer a gran cantidad de seguidores al recinto de Rauquén, de propiedad del club, a lo que se suma la cancha uno adultos y otra para series menores, más una zona de picnic. 

En materia netamente deportiva, destacan sus innumerables campeonatos logrados por sus diversas series tanto a nivel local como regional, lo que puede probarse con una sede llena de trofeos y recuerdos que hablan de un camino tremendamente exitoso y que incentiva a las nuevas generaciones del club.

Hoy, el 21 de Mayo, encabezado por Roberto Maureira (presidente), Mariano Aguilar (secretario), Nelson Leyton (tesorero) y Pablo Colihuinca, José Cabello y Leandro Díaz ( directores), es sin duda un ejemplo de organización, entusiasmo y responsabilidad deportiva y que hoy al cumplir 104 años, con sus cinco series infantiles y cinco adultas, más una escuela de fútbol que forma a los futuros valores del club, busca reiniciar con mucho optimismo su camino post pandemia.