Revista científica incluye trabajo de alumno maulino

0
339
“Mi camino va por la odontología”, dice Joaquín Vásquez, quien explica que la sismología y las ciencias, en general, son un pasatiempo que le permite investigar y aprender.

Joaquín Vásquez de la Universidad de Talca. Es alumno de cuarto año de Odontología, pero tiene una afición especial: la sismología. Tanto así, que un trabajo en el que participó fue publicado en una importante revista científica.

TALCA. Joaquín Vásquez es alumno de cuarto año de Odontología en la Universidad de Talca, pero tiene una afición especial: la sismología. Tanto así, que un trabajo en el que participó fue publicado en una importante revista científica, junto a otros expertos.
“Me percaté que estaba ocurriendo algo anormal en la actividad sísmica de la Antártica usando instrumentos en tiempo real de acceso público y avisé a sismología en Santiago. Meses después fui invitado por investigadores de la Universidad de Chile a participar en un artículo. La parte que me tocó desarrollar y trabajar fue la localización y análisis de los sismos junto a una profesional del Centro Sismológico Nacional, y el artículo fue publicado en la revista Geophysical Research Letters”, agregó.
Este joven explicó que su interés por estudiar los terremotos nació en 2010, con el megasismo de ese año. “Me llamó fuertemente la atención y esto se fue acrecentando con el paso de los años. Creí que al estar en un país sumamente sísmico era importante aprender de ellos y con el tiempo fui interiorizándome cada vez más. Siempre lo he visto como un pasatiempo, me parece interesante el tema de las geociencias”.
El 2019 y 2020, Joaquín cursó la Escuela de Verano de Iniciación Científica que dirige el profesor de la Facultad de Ciencias de la Salud, César Rivera. “Fue una instancia súper gratificante de aprendizaje, donde compartí con compañeros de otras generaciones y de otras carreras de Ciencias de la Salud. Me llamó mucho la atención la importancia que tiene la investigación, el enfoque que se le da”, dijo. 

VOCACIÓN
Sobre qué camino seguirá, si la odontología o la sismología, Joaquín tiene claro su futuro. “Mi camino va por la odontología, una carrera compleja pero súper entretenida, llena de desafíos, multidisciplinaria y del área de la salud, que es el camino que yo quiero. Me faltan solo dos años; estoy súper feliz acá. La sismología y las ciencias en general me llaman la atención, pero lo veo como un pasatiempo, algo distinto para investigar y aprender”, dijo.