“El Presidente Gabriel Boric deberá reducir las expectativas que despierta su mandato”

0
519

Desafío del nuevo Mandatario. El analista político Mauricio Morales, destaca principales prioridades del próximo Gobierno en sus primeros 100 días.

Talca. Gabriel Boric asume hoy como Presidente de la República, en una ceremonia que, como es tradicional, se realizará ante el Congreso Pleno en Valparaíso.

En ese contexto, el director del Centro de Análisis Político de la Universidad de Talca, Mauricio Morales, se refiere a las prioridades que deberá enfrentar la nueva administración. 

Así, resume que Boric deberá enfrentar desafíos políticos, legislativos y de opinión pública, del momento en que tome posesión del mando.

Según el cientista político, el primer desafío del Ejecutivo consistirá en cerrar un proceso constitucional exitoso, para lo que necesitará que la nueva Ley Fundamental del Estado sea ratificada por una mayoría contundente. “No servirá mucho que la Carta Magna sea respaldada por una mayoría débil o circunstancial, si queremos que el nuevo texto sea la ‘casa de todos’”, afirmó.  

Por ello, precisó Morales, el desafío del Presidente Gabriel Boric será no intervenir de forma directa en el proceso constitucional, pero sí intentar que su coalición se mueva hacia una propuesta mucho más moderada, para que logre la aprobación de una mayoría contundente.  

En materia legislativa, el académico indicó que el nuevo Mandatario necesitará consolidar una coalición de gobierno, que incluya al socialismo democrático, pero que se extienda más allá de su frontera ideológica.   

“El Presidente debe conseguir que la gran coalición legislativa de centro-izquierda que pretende armar en el Congreso, tenga también un reflejo en la Convención Constitucional, con el fin de dar coherencia y congruencia a su Gobierno.  Ese será el camino para superar la minoría política que tiene en el Parlamento, y tratar que en la Convención esa coalición grande funcione de la manera más eficiente posible”, planteó el experto. 

Además de eso, deberá dar un respaldo financiero y administrativo a la Convención, tal como lo indica el capítulo 15 de la Reforma Constitucional, que define las responsabilidades del Gobierno frente al proceso constituyente, informó el analista.   

TEMAS CANDENTES

En el área de la opinión pública y el apoyo ciudadano a su gestión, el desafío consistirá en reducir las expectativas que despierta su mandato. “El hecho que sea un Gobierno nuevo junto con una generación más joven, ha alimentado grandes expectativas en la ciudadanía que deben ser reducidas, ya que enfrentará un año económico sumamente restrictivo, con altos niveles de inflación y con un crecimiento económico que, de acuerdo a las últimas cifras, no será el esperado.  Y como el programa de Gobierno implica un alto gasto fiscal, al haber menos recursos no se podrán cumplir todos los planes sociales anunciados, al menos durante el primer año”, indicó el profesor Morales.   

Al factor económico, precisó el analista, se suma la incertidumbre institucional que genera la redacción de una nueva Constitución, junto con temas como la invasión de Rusia a Ucrania y la situación internacional que podría empeorar de manera significativa.  

COALICIONES 

Otro reto para el próximo Ejecutivo será el proyecto de ley sobre la Reforma Tributaria, lo que dará una señal de cómo funciona y cuánto pesa la coalición de Gobierno en el Congreso, adelantó Morales.  

“El Presidente entrante, con su actual coalición, suma cerca de 70 diputados, y necesita 78, por lo que requerirá del concurso de la Democracia Cristiana, o del Partido de la Gente; mientras que en el Senado sí o sí requiere del apoyo total de la DC para avanzar en su programa”, indicó.  

“Hoy, la centro-derecha cuenta con 25 senadores, por lo que necesitan conquistar, por lo menos, un voto de ese bloque, y ese será un desafío personal del ministro Secretario General de la Presidencia, Giorgio Jackson”, añadió.  

MIGRACIÓN Y MACROZONAS

Otros temas pendientes de la nueva administración se relacionan con los dos frentes territoriales donde existe un conflicto latente y permanente, afirmó Morales.  “Por una parte, dar respuesta en relación al control migratorio en la zona norte del país, y de ese modo apaciguar las protestas en lugares como Iquique y Antofagasta; y, en segundo lugar, mejorar la situación de la Araucanía, considerando los hechos de violencia registrados”, sostuvo.