Recomiendan uso de protector solar todo el año para evitar cáncer a la piel

0
545

Pacientes. Anualmente ingresan 200 casos nuevos de esta enfermedad al Hospital Regional de Talca. El 70% corresponde a carcinoma basocelulares y carcinomas espinocelulares.

TALCA. Con motivo del Día Mundial contra el Cáncer de Piel, la doctora María del Carmen Pires, jefa de la Unidad de Dermatología del Hospital Regional de Talca, señaló que dicha enfermedad no es más que el reflejo o expresión del crecimiento anormal de las células de la piel y que se da, frecuentemente, en aquellas zonas que están mucho más expuestas a la luz solar.

La especialista dermatóloga explicó que los tres tipos principales de cáncer de piel son el carcinoma basocelular, carcinoma espinocelular y melanoma. Al centro asistencial ingresan anualmente 200 casos nuevos de cáncer de piel y el 70% de estos corresponde a carcinoma basocelulares y carcinomas espinocelulares. El otro 30% está constituido entre pacientes con melanoma y linfoma cutáneo, que es otro tipo de cáncer de piel. La mitad de estos pacientes, presenta un rango de edad entre los 60 y 70 años.

“La expresión clínica de esta enfermedad a la piel es bastante variada, pero sí es importante recalcar que aquellas lesiones que tarden en cicatrizar o que sangren de forma espontánea y que estén localizadas en zonas fotoexpuestas deben igual alertarnos, sospechar que se pueda tratar de un cáncer”, sostuvo. 

PREVENCIÓN 

Puntualizó que el manejo del cáncer de piel va a depender de la extensión o agresividad y el estado en que ha sido diagnosticado. 

“El daño generado a nivel de la piel es producto de la exposición solar acumulada a lo largo de la vida. Se dice que antes de los 20 años ya hemos estado expuestos al 50% de la radiación ultravioleta lo que puede, a futuro, generar este tipo de cáncer. Por eso, lo podemos ver en edades más avanzadas, sin embargo, lo vemos en personas de menor edad también”, señaló la especialista. 

Dijo que los principales tipos de cáncer a la piel se pueden prevenir y que dentro de las medidas de protección existen del tipo químicas y físicas. 

“Una medida química es el protector solar y lo ideal es que sea de amplio espectro, que tenga un factor de protección de 30 o más y que la reaplicación sea cada dos a tres horas. Que no nos olvidemos de aplicarlo en labios, orejas, la zona del cuello, las manos y los pies, sobre todo en este periodo de verano, que son zonas que están mucho más expuestas. Debe ser aplicado los 365 días del año, aunque esté nublado y estemos en casa, el protector siempre debe ocuparse”, indicó la doctora. 

Por otro lado, están las medidas físicas de protección, como el uso de sombrero de ala ancha, lentes de sol y prendas de vestir con filtro UV, evitar la exposición entre las 11.00  y las 16.00 horas y preferir la sombra.