Deportistas paralímpicos sacan lustre al rugby en silla de ruedas

0
453
Ariel Jara y Carlos Muñoz montado en sus sillas listos para demostrar cómo se juega al rugby de una manera distinta al convencional.

Seleccionados. Ariel Jara y Carlos Muñoz, del Team Para Chile, ilustraron de conocimiento del rugby en silla de ruedas en conversación con diario La Prensa en el tablado del gimnasio Abraham Milad Battal.

CURICÓ. La vida puede ser de dulce y agraz. Muchas veces aparecen obstáculos en el camino, los que hay que superar. El mejor ejemplo de esa superación son los deportistas paralímpicos, quienes deben esforzarse al máximo para concretar sus anhelos, cuando tienen carisma para ciertas disciplinas que, muchas veces, son parte de la rehabilitación y que se entregan con pasión a practicar.

SELECCIONADOS

Al gimnasio Abraham Milad Battal, la semana pasada, vino a una exhibición el Club Guerrero de Talca, que desarrolla el rugby en silla de ruedas, y que entre sus filas sobresalen dos seleccionados del Team Para Chile, Carlos Muñoz y Ariel Jara, con quienes diario La Prensa conversó para conocer sobre la disciplina que los apasiona y que no todos calzan en esta especialidad que deben cumplir con ciertos requisitos que impone el Comité Paralímpico de Chile.

CONCENTRADO

Ariel Jara, seleccionado nacional, comentó que “estuvimos hace poco concentrados en Medellín, Colombia, donde se va a realizar un torneo de Las América para equipos de Brasil, Colombia, Estados Unidos, Canadá, Argentina”, sostuvo.

Luego continúa que “fuimos llamados a conformar la selección nacional por el técnico Gonzalo Salas. Hemos estado asistiendo a entrenamientos en Los Andes que son unos concentrados y los dos últimos en Talca”.

SILLAS DE RUEDAS

Ariel Jara explicó que el elemento más importante del rugby en silla de ruedas son precisamente las “sillas” que son el motor de este juego.

“Son los elementos principales del rugby paralímpico, sin este elemento el deportista no se puede desarrollar, nosotros lamentablemente tenemos solo dos sillas de rugby de alta competencia, las que ocupamos frecuentemente acá son de alternativas, las acondicionamos para jugar”, indicó.

Ahora los practicantes debe cumplir con ciertos requisitos que exige el reglamento paralímpico: las personas deben presentar dificultades motoras en las cuatro extremidades, principalmente para parapléjicos, amputados, síndromes, entre otras discapacidades”, aclaró.

RESPALDO

Respecto al apoyo señaló que “en realidad casi todo ha sido autogestión, aunque a través del IND hemos sido apoyado, también del concejal de Talca Patricio Mena que nos ha ayudado bastante”, acotó.

Mientras que el seleccionado nacional, Carlos Muñoz, quien forma parte del Club Quadrugby Guerreros de Talca, reconoció que la pandemia por Coronavirus ha mermado su práctica.

Desde que fue nominado en noviembre del año pasado, el jugador linarense, de 33 años, ha cumplido con un estricto calendario de entrenamientos.

Carlos Muñoz y Ariel Jara aprovechan de indicar que “nuestra idea es que más personas con discapacidad enfrenten la vida de una manera distinta. Nosotros vemos las opciones que tienen las personas de seguir desarrollándose. El rugby en silla de ruedas es un deporte bien potente, donde te enseña a enfrentar la vida de una forma distinta y salir adelante”.