Equipos de vóleibol femenino Sub-15 suman experiencia gracias a Copa Promesas Maule

0
587

Positiva evaluación. En dicha instancia, de carácter interregional, participaron representativos de Promesas Maule en dos series, más los invitados de OC Rancagua y Giba de Requinoa, enfrentándose todos contra todos.

CURICÓ. Una positiva evaluación realizó el equipo a cargo de la Copa Promesas Maule Sub-15 del vóleibol femenino, competencia disputada este fin de semana en el polideportivo Omar Figueroa de Curicó.
En dicha instancia, de carácter interregional, participaron representativos de Promesas Maule en dos series, más los invitados de OC Rancagua y Giba de Requinoa, enfrentándose todos contra todos.
Más allá del aspecto deportivo, que coronó campeón al equipo de la capital regional de O’Higgins, el objetivo del encuentro era compartir experiencias, potenciando el aprendizaje que han venido desarrollando la veintena de deportistas vinculadas a este proyecto, ejecutado por el IND y que es financiado por el Gobierno Regional del Maule. Se trata además de la primera competencia realizada, tras un largo período de confinamiento derivado de la pandemia del Covid-19.

PODER COMPETIR
Junto con destacar las impecables condiciones del gimnasio que albergó el encuentro, el jefe técnico del vóleibol curicano, Fernando Huenumán, profundizó respecto al trabajo que hasta ahora se ha realizado. “Cuando el IND nos propuso realizar este programa mencionamos que debía ir en dos caminos, entrenar y competir, que es donde se forman las jugadoras. Para los cuatro equipos que estuvieron es prácticamente el primer torneo de al año, pero es el camino a seguir, compartir experiencias y jugar, incluso con niñas mayores. Eso habla del sentido de Promesas Maule, que es proyectar figuras a las futuras selecciones”, dijo.
Por su parte, Aldo Ramírez, técnico de Promesas Maule, complementó el análisis desarrollado por Huenumán, en el sentido de que la competencia y regularidad en las prácticas, le otorga sentido a la iniciativa. “Me quedo con una sensación muy grata, de que las niñas tuvieran la experiencia de una competencia. Muchas de ellas no habían tenido la oportunidad de competir, son varias novatas y es una categoría menor, recién están aprendiendo algunas y otras están más avanzadas, pero demostraron las ganas de querer jugar, ganar y además tener el balón en alto, que es el objetivo del juego. La experiencia era esa, que se encantaran, que sigan progresando y avanzando. Ojalá no se detenga este proyecto y que funcione durante todo el año, porque es la única manera de lograr objetivos a largo plazo”, aseguró el adiestrador.

PODIO
Los encuentros se desarrollaron en dos canchas en forma simultánea y con un marco de público preferentemente apoderados, quienes cumplieron todas las normas sanitarias impuestas para ingresar al citado recinto deportivo. La competencia finalizó con medallas y copas para todos los participantes, siendo el campeón OC de Rancagua, el segundo lugar quedó en manos de Promesas Maule 1, en tercer lugar, resultó Giba de Requinoa y el cuarto lugar fue para Promesas Maule 2.

EXPERIENCIA
Junto con compartir algunas palabras de aliento para las menores, Lucía Lozano, exseleccionada nacional de la disciplina, fue la encargada de brindar los reconocimientos que dispuso el IND para cada una de las delegaciones que respondieron a la convocatoria. Lozano cuenta con una vasta experiencia, con participación en Sudamericanos, Pana-mericanos, Juegos Odesur y un Mundial Universitario, entre otros, además de adjudicarse una beca para ir a jugar vóleibol y estudiar en Europa.
“Es súper bueno este proyecto y la participación de las niñas en un evento como éste, ya que ellas están en la época justa para impulsarlas para mejorar, y tener la posibilidad de jugar estos campeonatos, después de lo peor de la pandemia, es la época precisa para que vuelvan a enamorarse del deporte. Es una muy buena iniciativa”, señaló la deportista.

PROTAGONISTAS
Una de las campeonas, la preseleccionada nacional Sub-15, Trinidad Clasing, quien es estudiante del Instituto Inglés de Rancagua, también se refirió a lo que fue dicha competencia. “Me sentí muy bien, confiada en lo que podía hacer el equipo. Me gusta jugar de opuesto, pero le agarré cariño a jugar de central”, dijo.
Sofía Ortega, de 13 años y estudiante de séptimo año del colegio Villa María de Rancagua, se convirtió en una las mejores armadoras del torneo. “Fue un buen campeonato y lo mejor fue ganarlo, eso debido al buen juego de mis compañeras. La clave está en el saque y la recepción, que hoy nos funcionó”, indicó.
Por su parte, las alumnas de la Alianza Francesa y parte del team Promesas Maule, Fernanda Chero e Isidora Barahona, coincidieron en que fue “una súper buena experiencia, nos gustó mucho, porque debido a la pandemia no habíamos jugado nada y este es el primer partido tras casi dos años, nos sentimos muy bien”, dijeron.