Subsecretario Guillermo Rolando: “El Ministerio de Vivienda está en uno de los momentos más prolíficos en el Maule”

0
247
El subsecretario de Vivienda, Guillermo Rolando, afirmó que el Maule es la región del país donde más viviendas se están construyendo.

Entrevista. Autoridad valoró la construcción de 10 mil casas en la región y el mejoramiento de otras ocho mil. Afirma que ello contribuye a reducir déficit habitacional.

TALCA. El subsecretario de Vivienda, Guillermo Rolando, asegura que el Maule es la región donde más se están construyendo casas a nivel nacional, lo que ha permitido ir reduciendo el déficit habitacional que, según el Censo del 2017, es de 19 mil 400 viviendas.
La autoridad afirma que en la región se están edificando más de 10 mil viviendas y que hay otras ocho mil en etapa de mejoramiento.
“Estamos en unos de los momentos más prolíficos en el Maule, a pesar de las dificultades por la pandemia, donde tuvimos que hacer ajustes adicionales por el costo de los materiales y así hemos logrado que no se paralicen las obras”.

DÉFICIT
¿En cuánto se ha reducido el déficit habitacional con este volumen de casas que se está construyendo?
“La cifra oficial que tenemos es del Censo del año 2017 y en el caso de la región del Maule es alrededor de 19 mil 400 familias (que necesitan casa propia) y que se estén construyendo 10 mil soluciones es un porcentaje bien alto. Esto no es tan lineal, porque todos los años se generan hogares nuevos (familias), el efecto migratorio, pero la cantidad de viviendas que se está construyendo en el Maule, si lo ponemos en comparación a la población y el déficit, es una de las regiones donde más se está construyendo viviendas en el país.
Una de las formas de visibilizar el crecimiento del déficit habitacional en el país, es cuando aumentan las tomas de terreno (campamentos). En el caso de Curicó, por lo pronto, no hay un aumento masivo de familias en campamento, a diferencia de Tarapacá o Antofagasta. Eso se explica, en parte, porque más o menos desde el año 2011 se ha venido construyendo un volumen bastante importante en el Maule, anclado en lo que fue el terremoto del 27/F, y después ha continuado con programas bien diversos en zonas rurales, fondos solidarios de viviendas con los comités y en los últimos años con los programas de integración.
Hay comunas en el Maule donde debemos seguir haciendo esfuerzos, por ejemplo, en Constitución; hay que hacer algunas gestiones de suelo, como en Licantén, donde hace muchos años no se generan proyectos habitacionales, aunque se ha avanzado bastante”.

¿Se puede decir, entonces, que el mejor legado habitacional del Gobierno será esta histórica construcción de viviendas en la región?
“Son varias cosas que debiesen quedar. Uno es el volumen; una de las cosas que hemos venido trabajando hace tiempo, es volver a tener la máxima capacidad de producción del hábitat del Minvu. Hicimos muchos estudios y estamos retomando ese volumen histórico de la cartera… Nos encantaría dejar la posta muy bien entregada para una nueva administración, para que siga haciendo y mucho más, obviamente.
Pero, además de eso, quedan otros sellos que son bien de fondo, como el esfuerzo por generar esquemas de integración social y lo otro es la gestión de suelos”.

¿Qué tipo de viviendas está entregando el Estado?
“Si lo separo en tres programas esenciales, tenemos programas rurales y me correspondió estar en San Clemente y en Retiro, donde tenemos viviendas bien interesantes; son programas que logran estándares de viviendas bien altos, entre 70 e incluso 80 metros cuadrados. Después, está el Fondo Solidario de Vivienda donde, a diferencia de los años 90 cuando teníamos menos recursos, entregamos departamentos de un mínimo de 55 metros cuadrados y casas de un mínimo de 45 metros cuadrados con un plano de ampliación.
El tercer eje son los proyectos de integración social. Estos proyectos son para familias de ingresos distintos, donde para algunas basta con tener el subsidio y ahorro y pasan a ser propietarios. Otros vecinos (necesitan) su ahorro, más el subsidio del Estado y muchos complementan con crédito hipotecario. Son concursos de arquitectura y urbanismo, donde se seleccionan los mejores y el estándar es para que nos sintamos orgullosos. Hay que hacer mucho más, pero la calidad que se está entregando ha ido mejorando mucho con los años”.

CUPOS
En Talca y otras ciudades, ha habido protestas por falta de cupos para acceder a una vivienda. ¿Qué le puede decir a esas personas que siguen esperando?
“Todo lo que le he mencionado, son postulaciones colectivas y también las hay individuales, donde cada beneficiario (de un subsidio) va viendo qué vivienda puede encontrar. Para el Fondo Solidario de Vivienda hacemos un concurso (llamado) una vez al año; en el 2021 postularon 213 mil familias en todo el país y teníamos recursos iniciales para tres mil… tratamos de buscar otros recursos y logramos duplicar hasta siete mil soluciones, pero sigue siendo insuficiente. Lo que estamos tratando de hacer es cómo ir aumentando esos recursos, pero sabiendo que las postulaciones individuales, sobre todo este año, aumentaron tres veces más que lo histórico. Tenemos varias hipótesis, una de ellas es que la pandemia aumentó la vulnerabilidad, pero también pudo haber influido el retiro de los fondos de pensiones, donde muchas familias han ocupado esos recursos para postular a los programas, pero reconocemos la frustración.
Además, se nos reclamó que algunas personas que habían ganado (el beneficio) tenían puntajes que no necesariamente estaban muy vinculados a la vulnerabilidad, u hogares con muchos hijos no resultaron beneficiados. Entonces, hicimos algunos ajustes con el puntaje, de tal modo que para el próximo llamado quede centrado en familias que más lo necesitan y vamos a tratar de conseguir recursos y esperamos hacer anuncios dentro de poco”.