Sector agrícola pierde participación y mercado laboral femenino crece lentamente en la región

0
426
A nivel regional, el estudio muestra, en el caso de la Región del Maule, un crecimiento más lento del empleo femenino.

Análisis. Académico de Universidad Autónoma de Chile, sostiene que, si bien existe una recuperación de ocupados, en su mayoría están relacionados con actividades bajo condición de informalidad.

CURICO. El Instituto Nacional de Estadísticas (INE), dio a conocer cifras del mercado laboral del trimestre mayo-julio que, además de revelar la recuperación de puestos de trabajo, aunque en su mayoría bajo condiciones de informalidad, muestra en el caso de la Región del Maule un crecimiento más lento del empleo femenino, así como la menor participación del sector agrícola en el mercado laboral, aún cuando en términos absolutos ésta es la actividad que mayor ocupación genera en la zona.

Para el investigador del Instituto Iberoamericano de Desarrollo Sostenible de la Universidad Autónoma de Chile, Guillermo Riquelme, “la mejora en el mercado laboral, que da cuenta de alguna manera en esta tasa de desempleo del Maule con un crecimiento de los ocupados en torno a un 10%, implica aproximadamente unos 30 mil puestos de trabajo y está mayoritariamente siendo ocupada por trabajadores de cuenta propia o informales, es decir, mayormente se explica el crecimiento de la ocupación por el crecimiento de la informalidad”.

Riquelme explicó que los ocupados informales crecieron en torno a un 30%, respecto a igual período del año anterior. Sin embargo, la Región del Maule ya presentaba una tasa cercana al 29%.

Los sectores económicos productivos que más han aportado al aumento de las ocupaciones son la Construcción, que ha generado en torno a 12 mil empleos respecto de igual período del 2020, con una alta informalidad dentro de la actividad. Le siguen las ocupaciones asociadas a los servicios domésticos, en su mayoría ocupadas por mujeres, quienes se habían visto más perjudicadas en este rubro durante el 2020, dada la pandemia que provocó la pérdida de más de 17 mil empleos. En la actualidad, la actividad ha recuperado más de cinco mil empleos femeninos.

También mostraron recuperación de empleos el sector Comercio, con alto grado de informalidad, Servicios posibles de entregar y, en menor medida, la educación.

AGRICULTURA

El académico subrayó que el sector agrícola registra un desempeño negativo, al mantener elevados niveles de pérdida de empleos, anteriores a la pandemia.

“Esto no es una cuestión que sea por tanto transitoria, sino que es estructural. Viene básicamente por la pérdida de la productividad en el sector, es decir, hemos sido menos competitivos (…) Hay poca incorporación de capital en tecnología, falta de riego tecnificado para abordar temas como la sequía que actualmente azota al sector (…) El cambio climático vino para quedarse y, por tanto, muchas empresas del sector silvoagropecuario están viendo cómo van reestructurando sus negocios hacia otros sectores”, aseveró.

Además, se registra escasez de mano de obra en términos generalizados, lo cual se acentúa con la migración de los trabajadores de los sectores rurales hacia las capitales provinciales, fenómeno que se ve incrementado por el “boom” del cobre y probablemente luego con los proyectos relacionados al litio, migrando trabajadores hacia el norte de Maule en búsqueda de mejores salarios.

 

OCUPACIÓN FEMENINA

Riquelme subrayó que el empleo femenino sigue mostrando una tasa de ocupación más baja, en comparación con los hombres, que se vieron beneficiados por el crecimiento en la oferta de empleos informales del sector Construcción.

“La recuperación de los empleos femeninos ha sido mucho más lenta que la recuperación de los empleos masculinos. Esto en gran medida se debe a que las mujeres están todavía al cuidado de los niños, ya que no todos están aún yendo al colegio. También hay mujeres al cuidado de enfermos y está la preocupación por el contagio y, por tanto, prefieren quedarse en casa para resguardar la familia”, comentó Riquelme, quien agregó que las mujeres también se inclinan hacia el emprendimiento.