Comunidades insisten en su rechazo a proyecto de torres de alta tensión que atravesaría tres regiones

0
268
Adherentes al movimiento entregaron sus observaciones al proyecto, a autoridades medioambientales, Salud y Energía.

Argumentos. Sostienen que, de ejecutarse, iniciativa complicaría buen vivir de personas, generando consecuencias directas en la vida y ecosistema.

TALCA. La Coordinadora Interregional “Libres de Alta Tensión”, reiteró su rechazo a la construcción de torres de alta tensión con tendido eléctrico que pasaría por tres regiones y que, desde su punto de vista, afectaría a habitantes de más de 150 localidades.

La entidad entregó sus observaciones al proyecto, a través de una nota dirigida a autoridades nacionales, como los ministros de Energía, Salud y Medio Ambiente.

En ella, sostienen que, de ejecutarse, esta iniciativa complicaría el buen vivir de las comunidades, generando consecuencias directas en la vida y en todo el ecosistema.

“El impacto medioambiental es incalculable, pérdida de vegetación, especies protegidas y tipos de hábitat, muerte de aves por colisión y electrocución, desorientación y muerte de insectos polinizadores, especialmente las abejas, aumento de riesgo de incendios forestales, amenaza a nuestras aguas, erosión del suelo y contaminación del aire”, indicaron.

A nivel socioeconómico y sociocultural, asegura que existirán daños a la propiedad, desde la expropiación de los terrenos, hasta la desvalorización de los terrenos cercanos, por fraccionamiento y por utilización de la zona para la instalación de torres y tendido eléctrico, depreciando significativamente el patrimonio local de la zona, dañando irreparablemente el turismo, la cultura, la agricultura, ganadería, apicultura y otras actividades productivas.

“En cuanto a la salud humana, existe evidencia científica de graves daños asociados a la exposición de ruidos y electromagnetismo, pudiendo generar trastornos variados al organismo e incremento de algunos tipos de cáncer, con énfasis en embarazadas y leucemia infantil”, acotan.

GARANTÍAS

En sus observaciones, la agrupación recalca que este estudio de impacto ambiental no provee ninguna información relativa a la salud humana, ni el Ministerio de Energía solicitó esta información dentro de su licitación, ni el Servicio de Evaluación Ambiental se ha pronunciado al respecto. “Podemos asumir entonces, que a ninguno de estos organismos estatales les preocupa la salud de las personas, ni la seguridad de las comunidades, sino que más bien, velan por intereses económicos extranjeros”, subrayan.

Resaltan sobre si existe la garantía y certeza de parte del Servicio de Evaluación Ambiental, “que este proceso de evaluación ambiental y de participación ciudadana se ha realizado de manera rigurosa y estricta. Según ello, requerimos conocer cuál ha sido el plan de acción o medidas provisionales que se han ejecutado, para cumplir con su misión y efectuar un debido proceso. Comprendiendo que todo lo planteado tiene que ver con nuestras vidas y la de nuestros ecosistemas con los cuales convivimos, he ahí su relevancia”.

Uno de los voceros, Héctor Bravo, declaró que “no estamos buscando mitigación ni compensación, sino que queremos que este proyecto no se realice ni en nuestras localidades, regiones y en ningún lugar del país”.