Joven de actuales 21 años denuncia a candidato a gobernador regional por violación y amenazas

0
639

Relato. Según lo dado a conocer por la propia denunciante, correspondería a hechos que habrían ocurrido cuando ella era menor de edad (13-14 años). Se trata de antecedentes que fueron presentados a la Brisexme de la PDI de Talca, los que ya están en manos del Ministerio Público.

 

TALCA. El canal TV5 de Linares dio a conocer el testimonio de una joven de actuales 21 años de edad, quien el pasado 19 de mayo presentó una denuncia en la Brigada Investigadora de Delitos Sexuales (Brisexme) de la Policía de Investigaciones (PDI) de Talca, contra la figura del actual candidato a gobernador regional, Francisco Pulgar, por violación y amenazas, hechos que habrían ocurrido cuando ella era menor de edad (13-14 años). Se trata de antecedentes que ya están en manos del Ministerio Público.

Según lo dado a conocer por la propia denunciante (quien tiene una relación amorosa desde hace un año y está embarazada), Pulgar tendría un grado de parentesco con su familia, factor que le permitió sumarse a dicho grupo, sin levantar “ningún tipo de sospechas”.

“Yo estaba saliendo de mi octavo año básico, donde fue en diciembre (2013) que yo lo conocí a él. Llegó como un familiar de la casa”, dijo. Si bien, durante su testimonio, la joven señala que habría sido violada “varias veces”, la primera de ellas habría ocurrido “el 4 de enero del 2014”, al interior de un vehículo, en un sector cordillerano de la Región del Maule.

“Como era niña, él se acercó a mí con dulces, con invitarme a salir, a ir al río, ya era tiempo de verano. Así empezó a llegar él a la casa”, acotó. “Esto ocurrió en la noche, tipo nueve, nueve y media, a diez de la noche, él me invita a salir a buscar un láser (…) había más gente en la casa, había muchas visitas y salimos los dos. Ese fue mi error, de salir con él, de haberlo acompañado, de haber asistido con él al lugar donde él estaba (…) fuimos al lugar a buscar ese objeto y de vuelta a mi casa ocurrió lo que he denunciado”, subraya.

Tras ello, agrega, “ocurre la amenaza de que no podía decírselo a nadie”, ya que, de lo contrario, le podría pasar algo a ella, a “alguien de su familia” o bien incluso “a él”.

“Al pasar el tiempo, las visitas a la casa por parte de él eran más recurrentes. Siempre llegaba con cosas de mercadería, dulces y a veces con pequeños obsequios. Una vez me regaló una pulsera, para mi cumpleaños”, dijo la joven, quien solicitó mantener en reserva su identidad.

 

OBSESIÓN

El relato de la joven señala que los ataques de índole sexual habrían continuado en los meses posteriores al período estival de aquel año. Lo que se sumaba a un constante acoso, a través de “llamados telefónicos”, por “redes sociales” y mensajes “vía “WhatsApp”. “Él me esperaba cerca de mi liceo, a cuadras de mi liceo y me llevaba a moteles. No puedo decir exactamente, tenía que entrar cubierta, tapada, tenía que esconderme atrás del asiento, para que nadie, ni yo supiera donde iba a estar”, indicó.

“Yo creo que fue una obsesión hacia mí, porque era niña, era inocente, yo salía con él por un tema de miedo, de la amenaza que era siempre constante (…) Nunca hubo una relación como de un cariño o de que yo me hubiese enamorado de él”, agregó.

“Se apartó de mí cuando comencé una relación, un pololeo con una persona, que yo sabía que él podía defenderme. Yo le dije que no siguiera buscándome, porque yo lo iba a contar. Tenía 14 años. Me dijo que OK, pero que no se lo contara a nadie, porque si no, le iba a pasar algo”, ya sea a su papá, a su madre, a ella e incluso a él. “Todavía existe ese miedo y ahora es aún más latente por mi embarazo”, recalcó.

 

TEMOR

Por último, la joven agrega que su gran temor es que, a pesar del paso de los años, el acusado “cumpla con su palabra”, concretando algún tipo de “ataque” en contra de su persona o de su familia, con la cual ha seguido teniendo contacto, incluso con visitas. De hecho, si bien fueron varios los años en los que no supo nada de él, para su sorpresa en diciembre del 2020, recibió vía Instagram un mensaje de su parte.

“Quería que nos juntáramos, ya que yo estaba en otra región y él estaba allá de paso y quería juntarse conmigo”, recalcó, asegurando desconocer cómo logró enterarse de su paradero.

La joven señaló que se trata de un testimonio que compartió por primera vez recién durante el 2019, cuando se lo hizo saber a su actual pareja. “Esperemos que la justicia me ayude, me ampare y esperar una buena respuesta, que tenga una buena acogida esta denuncia y que me ayuden a sacar un poco este miedo, porque la violación no se va a borrar con nada, pero sí me va a dar un poco más de tranquilidad de poder caminar tranquila, sin el miedo de que alguien me está persiguiendo, o que alguien me está mirando o que algo le va a pasar a mi futuro hijo”, concluyó.