El viejo tema de los pirómanos

0
287
Editorial

El asunto de los posibles responsables de incendios, tanto forestales como otros que afectan a edificios y viviendas particulares, es una cuestión que hemos abordado en innumerables ocasiones en la historia más que centenaria de diario “La Prensa”.

Y son precisamente las épocas veraniegas cuando se registran estos eventos trágicos que siempre dejan devastadoras secuelas como ocurriera, por ejemplo, en nuestra región en el año 2017 en que incluso hubo que lamentar la pérdida de varias vidas humanas

¿Qué puede llevar a una persona a generar un incendio de forma intencional? 

La psiquiatría intenta explicarlo a través de una tendencia patológica o enfermiza, a provocar este tipo de siniestros y que es comúnmente conocida como piromanía.  

Según muchos expertos, un pirómano es un sujeto que presenta la conducta de provocar fuego de manera intencional y patológica, como expresión de una falla en el control de sus impulsos y, de acuerdo a los especialistas, el cuadro parece ser poco corriente en la población general, pero se ha encontrado con mayor frecuencia entre personas con algún diagnóstico psiquiátrico. 

Pero, independiente de estos estudios psicológicos, lo que importa es detectar a tiempo a estas mentes enfermas (o criminales) porque –como ya ha quedado sobradamente demostrado– prácticamente no existen los incendios “espontáneos” y siempre está presente la mano humana, ya sea por descuido o por intencionalidad.

En la semana recién pasada se registró un enorme incendio forestal en la zona de Quilpué que ha arrasado con más de 3 mil hectáreas, dañando también a varias viviendas y han circulado serios rumores en cuanto a que habría sido provocado por desconocidos y se hacen las investigaciones pertinentes para tratar de dar con él o los culpables.

Por otra parte, ahora se cuenta con la moderna tecnología de los drones para una efectiva vigilancia y controlar el espacio natural en tiempo real, para así prevenir o detectar con más eficacia y rapidez cualquier posible incendio. Además evita poner en riesgo la vida de personas para llegar a lugares de difícil acceso.

Su versatilidad les permite transitar por espacios reducidos donde helicópteros o aviones no pueden volar. Asimismo, se desplazan a corta distancia del suelo, lo que permite capturar imágenes de alta resolución.