Dura condena para responsables de asalto y agresión a hijo de curicana

0
616

Fatal desenlace. En el hecho, otro compatriota perdió la vida, tras ser lanzado a un barranco.

BRASIL/CURICÓ. A 30 años de cárcel fueron sentenciadas dos brasileñas por los delitos de robo y homicidio de los turistas chilenos Ronald Tejeda (quien falleció) y Andrés Orellana (cuya madre es curicana), registrados el 24 de mayo del año pasado. Ese día, los afectados fueron abordados en el barrio de Lapa por las trabajadoras sexuales Tuane Silva da Costa y Davina de Moraes, quienes los drogaron echándoles una sustancia prohibida a sus vasos. Luego, las mujeres los llevaron a un mirador, donde fueron empujados a un acantilado de más de cinco metros de altura, muriendo Tejeda debido a la gravedad de sus heridas, mientras que Orellana resultó con múltiples lesiones. De hecho, su madre, Ximena María Ruiz Vergara, encabezó una campaña solidaria en Chile para reunir cerca de 80 millones de pesos que costaba la recuperación de su hijo, quien estuvo internado varias semanas en Brasil. Hay que destacar que un taxista también fue condenado por el hecho y deberá pasar 25 años y tres meses en prisión como cómplice de las imputadas.

REACCIÓN

Tras conocer el fallo de la justicia brasileña, la familia Orellana-Ruiz se contactó con diario La Prensa, contando que se quedaron con sentimientos encontrados. “Por una parte, sentir que se ha hecho justicia en un acto tan macabro, pero ninguna condena de años compensará la vida de nuestro querido y recordado Ronald”, dijeron. Agregaron que vale la pena destacar “el trabajo y profesionalismo de la Policía de Turismo en Río de Janeiro, que logró en un par de semanas detener en ese momento a los sospechosos, y acreditar con suficientes pruebas el delito cometido por este trío de delincuentes, un ejemplo para nuestra realidad en el país”. A pesar de lo anterior, la noticia les recordó los amargos sucesos vividos por Andrés Orellana, quien salvó de milagro. “Nos refresca momentos tan amargos en Brasil, que la angustia y pena afloran al cumplirse un año de aquellos momentos tan tristes en nuestras familias. Es difícil procesar esta noticia, tan distante físicamente, pero con tanto efecto que marcaron a dos familias chilenas, después de un viaje de vacaciones de nuestros hijos que terminó en tragedia”, dice el comunicado.