Contraloría entregó contundente informe sobre irregularidades cometidas en Parque Zapallar

0
1360
Con el cambio de la calle proyectada, las viviendas quedaron más cerca de la zona de inundación del estero Guaiquillo, aumentando el riesgo para los habitantes y reduciendo el espacio destinado a áreas verdes.

Apuntan a la Dirección de Obras Municipales. Recordemos que decenas de casas resultaron inundadas tras el desborde del rio Guaiquillo en agosto del año pasado.

CURICÓ. Un reciente informe de 20 páginas entregado por la Contraloría Regional confirmó una serie de irregularidades en la construcción del Conjunto Residencial Parque Zapallar, que, recordemos, en agosto del año pasado, resultó gravemente afectado por el desborde del estero Guaiquillo; y que corresponde a un proyecto de la Constructora Galilea.

La investigación fue iniciada tras una denuncia formal realizada por los diputados Hugo Rey  (UDI) y Francisco Pulgar (IND).

El informe, basado en una exhaustiva revisión de la cronología y los permisos emitidos para la edificación del proyecto tipo DFL-2 en 2014, destaca el papel del entonces director de Obras Municipales, Carlos Figueroa Vega, quien fue destituido en 2019.

La documentación revela cómo, pese a contravenir la normativa urbanística del Plan Regulador Comunal (PRC) de Curicó, el proyecto obtuvo autorizaciones indebidas, alterando el diseño urbanístico de la comuna, particularmente en lo referente al trazado de vías y la zona de área verde.

CALLE PROYECTADA

Una de las irregularidades más preocupantes es el cambio de ubicación de la calle proyectada N°21 (Costanera Santa Teresita) por parte del desarrollador, lo que resultó en una menor distancia de las viviendas a la zona de inundación del estero Guaiquillo, aumentando el riesgo para los habitantes y reduciendo el espacio destinado a áreas verdes.

Recordemos que esta no es la primera vez que se cambió una calle proyectada, pues lo mismo pasó en el caso de la construcción de un edificio en el sector Rucatremo.

Además, el informe señala deficiencias en la urbanización del proyecto, incluyendo la falta de acceso desde bienes nacionales de uso público para ambas etapas del complejo. La Dirección de Obras Municipales (DOM) de Curicó ha sido instruida para informar detalladamente las medidas correctivas adoptadas, dentro de un plazo de 60 días hábiles.

Respecto a las responsabilidades de la Dirección Regional de Obras Hidráulicas del Maule (DOH) por el mantenimiento de las riberas del estero Guaiquillo, el informe concluye que, según jurisprudencia administrativa, dichas labores corresponden a las municipalidades dentro de sus límites comunales, no encontrándose irregularidades atribuibles a la DOH en este caso.

Este informe no solo arroja luz sobre las fallas en la gestión y supervisión de proyectos habitacionales críticos, sino también sobre la necesidad de reforzar los mecanismos de control y fiscalización para proteger a las comunidades vulnerables a desastres naturales, garantizando su seguridad y bienestar.

FIACALIZACIONES

El diputado Hugo Rey se pronunció respecto a este informe, confirmando que los problemas actuales fueron desencadenados por la aprobación de estos permisos de construcción, lo que ocurrió tras su salida del Municipio. Según el parlamentario, la construcción se permitió en áreas no adecuadas, disminuyendo las zonas destinadas a la absorción de inundaciones y áreas verdes previstas en el PRC, y acercando las viviendas más de lo debido al estero Guaiquillo.

El diputado subrayó que un estricto cumplimiento de las directrices del PRC podría haber evitado esta catástrofe, agregando que de haberse llevado a cabo una adecuada limpieza del estero y las correspondientes obras de mitigación -responsabilidad del Municipio según el informe de la Contraloría-, se habrían prevenido los daños sufridos por los residentes de Parque Zapallar.

“Cuando la fiscalización falla, se desencadenan tragedias que impactan gravemente a la comunidad, dejando a muchas familias sin los bienes por los que tanto han luchado”, señaló.

El informe de la Contraloría no solo expone las fallas en el caso de Parque Zapallar, sino que también subraya la “urgencia de una gestión y supervisión municipal más diligente y rigurosa para prevenir futuras catástrofes”.