Condenan a violentos delincuentes que amenazaban a víctimas con armas de fuego

0
1116
Resolución judicial fue por 3 votos a favor.

Altas penas de cárcel. Los antisociales ingresaron a inmuebles en cuatro comunas de la puerta norte del Maule.

CURICÓ. Por unanimidad, el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de esta ciudad sentenció a Erick Lisardo Vásquez Toledo y Jonathan Alexander Lizama Ulloa a penas únicas de 20 años de presidio efectivo como autores de cuatro delitos de robo con violencia, registrados entre junio y julio de 2022, en las comunas de Romeral, Curicó, Sagrada Familia y Teno. Además, los acusados deberán pagar con tres años y un día de reclusión por el delito de tenencia ilegal de arma de fuego, según lo establecieron los magistrados Rodrigo Gómez, Jimena Orellana y Paulina Rodríguez. En la causa, el tribunal condenó al acusado Mauricio Alfredo Donoso Navarro a la pena de cinco años y un día de presidio por su participación en uno de los asaltos.

VIOLENTOS
El 10 de junio de 2022, Vásquez y Lizama concurrieron al sector Las Catreras sin número de Romeral e ingresaron a una casa, donde amenazaron a un hombre con armas blancas y una de fuego, donde le exigieron entregar especies. Según el dictamen, a la víctima la tomaron del pelo, la botaron al suelo y maniatarlo de pies y manos, llevándose “dos Smart TV, un taladro inalámbrico, dos serruchos eléctricos, un teléfono celular, un reloj, una bomba de agua y una camioneta”. Dos semanas después, el par de antisociales llegó a un domicilio de Vista Hermosa de Curicó, donde golpearon y maniataron al dueño de la vivienda, apoderándose de una escopeta, una motosierra, una bomba de agua y una camioneta.

CUANTIOSOS BOTINES
En tanto, el 30 de junio, los sujetos intimidaron a dos hombres y una mujer en un inmueble ubicado en Lo Valvidia, en la comuna de Sagrada Familia. El dictamen explica que los asaltantes ingresaron al inmueble y a las víctimas “les cubrieron el rostro con una frazada, las tiraron al suelo y les sustrajeron dinero en efectivo, que ascendió al menos a la suma de 21 millones de pesos, más dos celulares y una escopeta”. Finalmente, el 11 de julio de 2022, Lizama, Vásquez y Donoso se trasladaron a una casa del sector Piedra Blanca de Teno, donde amenazaron a una joven de 18 años y un menor de 12. En el escrito judicial se apunta que “los maniataron de pies y manos con cables, para luego taparlos con una manta (…) tras consultarles bajo amenaza con tales elementos sobre dónde estaba una caja fuerte y dónde se hallaban sus padres, sustrajeron una escopeta, un rifle, perfumes, un par de lentes de sol, prendas de vestir, diversas joyas, una botella de vino, 190 mil pesos, un bolso, dos notebooks y una camioneta.