“Como sociedad tenemos un deber ético, que es la erradicación de la normalización de la violencia”

0
688
La violencia contra la mujer es la violación de los derechos humanos más generalizada, arraigada en relaciones de poder y en normas sociales perjudiciales, dijo la seremi Claudia Morales.

Claudia Morales. A días de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, seremi recordó algunos episodios que han dejado una marca dolorosa. A su vez insistió en la necesidad de contar con una legislación potente.

TALCA. Se estima que, a nivel global, una de cada tres mujeres ha sido víctima de violencia física o sexual por parte de su pareja o de violencia sexual por parte de personas ajenas a la pareja a lo largo de su vida y en nuestra Región del Maule es cuatro de cada 10 mujeres. “La violencia contra las mujeres y las niñas es la violación de los derechos humanos más generalizada, arraigada en relaciones de poder desiguales y en normas sociales perjudiciales y discriminatorias, como sociedad tenemos un deber ético, que es la erradicación de la normalización de la violencia y de las relaciones de poder desiguales en razón del género, ya sean sociales, familiares o laborales. Como instituciones podemos hacer un esfuerzo mayor. Por eso hoy es prioritario que, después de siete años de tramitación, se apruebe en nuestro país la Ley Integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia de género”, señaló la seremi de la mujer y equidad de género Claudia Morales.

HECHOS DRAMÁTICOS
Ad portas de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, la autoridad recordó algunos episodios que han dejado una marca dolorosa de la violencia contra la mujer. “El 27 agosto de 2017, en Lontué, una mujer de 41 años, iba junto a sus hijos a encontrarse con su victimario y padre de sus hijos, con quien se le había ordenado compartir su custodia. En el lugar de encuentro, el victimario disparó dos veces, en plena vía pública, contra la mujer, dándole muerte en el acto. Todo esto mientras sus dos hijos observaban el suceso. Tras cometer el crimen, el hombre habría intentado arrancar en dirección a la Plaza de Lontué, pero al verse rodeado por Carabineros, cometió suicidio”, recordó la seremi. Por otra parte, recordó “que 26 de julio el 2022, Carabineros se trasladó a Yerbas Buenas para verificar un procedimiento por violencia intrafamiliar. La víctima ya había realizado la denuncia por allanamiento de morada, sin embargo, en el segundo llamado realizado por sus vecinos se encontró a la víctima, de 37 años de edad, tendida en el piso con heridas cortopunzantes en presencia de su hija. Fue trasladada de urgencia al consultorio donde, debido a la gravedad de sus heridas, falleció. La policía detuvo al exconviviente por femicidio”.

PROYECTO
En este escenario la seremi de la mujer, Claudia Morales, reiteró la necesidad de contar con una legislación robusta y efectiva. “Este proyecto no solo busca fortalecer las medidas cautelares, sino que, entre muchos otros aspectos, busca que hijos e hijas sean considerados como víctimas directas de la violencia, no solo como testigos, evitando que, por ejemplo, sus madres o cuidadoras tengan riesgos de vida por tuición compartida con el victimario”. Asimismo, “busca reducir las veces en que las mujeres que viven violencia deban relatar lo ocurrido, y crea un sistema integrado de gestión y seguimiento de casos”. Finalmente, dijo que “tener un proyecto de ley es un imperativo ético, ya que no solamente ofrecerá mejores herramientas para su abordaje, sino que también permitirá reconocer la violencia de género en sus múltiples manifestaciones, para impedir que más mujeres, niños y niñas sigan siendo víctimas”.