Dos sujetos fueron formalizados por el crimen de Henry Vásquez

0
1909
Tras una larga audiencia, el Juzgado de Garantía decretó la medida cautelar más gravosa sobre los ahora imputados, es decir, la prisión preventiva.

Quedaron “tras las rejas”. En extensa audiencia, se indicó que Cristian Gagliano Cruz y Guillermo Patricio Jiménez Aravena se habrían “concertado” para dar muerte a la víctima. Para ello, le ofrecieron un trabajo, que era falso.

CURICÓ. Dos sujetos fueron formalizados, en calidad de autores, por el delito de secuestro con homicidio, teniendo como víctima a Henry Vásquez López, hombre que tenía residencia en el sector Los Niches, cuyo rastro se desconoce desde el 12 de junio del año pasado. Tras ser detenidos el jueves de la semana en curso, por personal de la Policía de Investigaciones (PDI), ayer el Tribunal de Garantía de Curicó imputó cargos sobre Cristian Gagliano Cruz y Guillermo Patricio Jiménez Aravena. Durante la respectiva audiencia, el fiscal Miguel Gajardo indicó que los ahora imputados se habrían “concertado” para dar muerte a Henry Vásquez (44 años). Para ello, planificaron “sacarlo de su domicilio” a temprana hora del citado día, llevándolo, en definitiva, a un lugar apartado, junto al río Lontué. En tal contexto, a través de mensajes hacia su celular, le ofrecieron la realización de un trabajo a la víctima, el que era falso. De hecho, Vásquez había publicado en redes sociales su disponibilidad para, precisamente, laborar en el rubro ligado al manejo de maquinaria pesada.

TESIS
Tras llegar a un acuerdo con la víctima, los ahora imputados se comprometieron a ir a buscarlo a su domicilio, supuestamente con la idea de que desempeñara “labores en la localidad de Potrero Grande”. En definitiva, Vásquez fue recogido en las inmediaciones de su casa, en el sector Los Niches, por Cristian Gagliano y Guillermo Patricio Jiménez, quienes se movilizaban en un vehículo, de color blanco, que era utilizado por Jiménez. “No lo trasladan al sector de Potrero Grande, donde previamente se había acordado, sino que hasta el sector de Pichingal, comuna de Molina, donde le dieron muerte, haciendo desaparecer el cuerpo de la víctima, el cual se encuentra inubicable hasta la fecha”, dijo Gajardo. Como Henry Vásquez no regresó a su casa, su familia realizó la correspondiente denuncia por presunta desgracia, dando curso a una investigación. De hecho, se desconoce la ubicación de su teléfono, no ha realizado publicaciones en sus redes sociales, ni algún tipo de movimiento ligado a sus cuentas financieras. Sobre los imputados, se indicó que Cristian Gagliano se desempeñaba en una lechería de propiedad de su madre en el sector de Los Niches, mientras que Guillermo Patricio Jiménez, precisamente prestó servicios a dicha empresa.    

“DARLE UN SUSTO”
En la audiencia, el fiscal Gajardo dio cuenta de una serie de antecedentes, incluyendo algunas declaraciones emitidas a personal de la PDI por los dos imputados. En específico, la declaración de Guillermo Patricio Jiménez da cuenta que Cristian Gagliano le habría contado que el ahora desaparecido, Henry Vásquez, le habría enviado a una de sus hijas una “fotografía inapropiada”, por lo tras ello, quería “darle un susto”. Por lo mismo, Gagliano le solicitó que se contactara con Henry Vásquez a fin de ofrecerle el falso trabajo.

CUERPO
Dentro de aquella carpeta, además se consignan los datos ligados respecto a la declaración que dio a Carabineros una persona quien, estando sobre el puente La Huerta, en la comuna de Hualañé, divisó un cuerpo flotando en el río Mataquito, justo semanas después de la desaparición de Henry Vásquez, el que, dijo Gajardo, “aparentemente coincidiría con la vestimenta que había utilizado” la víctima el día 12 de junio, jornada donde fue visto por última vez con vida. “Ese cuerpo no fue recuperado, finalmente fue llevado por el río, creemos, hasta el océano”, señaló el citado fiscal.

TRAS LAS REJAS
En definitiva, tras evaluar todos los antecedentes que fueron expuestos en la citada audiencia, el magistrado Eduardo Fritz determinó acoger la solicitud dada a conocer por el Ministerio Público, decretando sobre los imputados la medida cautelar más gravosa, es decir, la prisión preventiva, fijando un plazo de investigación de dos meses. En el caso de Guillermo Patricio Jiménez fue derivado al Centro de Cumpli-miento Penitenciario (CCP) de Molina, mientras que Cristian Gagliano cumplirá la prisión preventiva en la cárcel de Curicó.

DECLARACIONES
Tras la audiencia, el fiscal Miguel Gajardo indicó que los imputados han realizado “declaraciones muy parciales” respecto a lo que sería la participación de ellos en los hechos, recalcando que a la fecha no se conoce la existencia de algún “testigo” del citado crimen. Agregó que si bien hasta ahora, no hay un “cuerpo del delito”, otro tipo de antecedentes recabados durante la investigación, han permitido concluir la tesis que ayer fue avalada por el Juzgado de Garantía de Curicó, en este caso, que la víctima fue objeto de un engaño “para salir de su casa”, perdiendo la vida “por acción de terceros”.

PREFECTO
Por su parte, el jefe de la prefectura provincial de la PDI de Curicó, Christian Ubilla, dio cuenta del trabajo que realizó personal de la Brigada de Homicidios (BH) en dicha causa, incluyendo el análisis de llamadas de teléfonos celulares. “Ellos (los imputados) se niegan a entregar todo tipo de antecedentes. Lo que se estableció fue a través del análisis criminal e inteligencia policial del lugar donde habría quedado este caballero. Se desconocen si lo habrían ejecutado de alguna forma o lo habrían lanzado al río. Ellos no están colaborando con la investigación”, recalcó. De lo que se tiene certeza, agregó, es que “Henry Vásquez habría abordado un vehículo en el sector de Los Niches, y bajo el engaño de un falso trabajo, por dos personas que se movilizaban en un vehículo, fue trasladado hasta el sector de Pichingal (…) se bajó una de las dos personas, internándose en el bosque, llevándolo hasta la ribera del río (Lontué). Posteriormente volvió solo al vehículo, no queriendo entregar más antecedentes respecto al paradero (de Henry Vásquez)”. Sobre la teoría ligada a que el cuerpo habría sido arrojado al río, Ubilla indicó que, a su parecer, no se tuvo éxito en encontrar dicho cadáver, producto de las condiciones climáticas que hubo de manera posterior, ligadas al temporal de lluvia y viento que cambió “demográficamente” el sector donde habrían ocurrido los hechos. Al ser consultado sobre las motivaciones que habrían tenido los ahora imputados para concretar el citado delito, Ubilla reconoció la existencia de algunas hipótesis, las cuales, “se darán a conocer cuando salga la sentencia correspondiente”, cerró.