Marcelo Aliaga: “Se tuvo que escribir un libro para que este tema tuviera relevancia”

0
3731
El libro dedica un capítulo completo a las malas decisiones de construcción en ciertos puntos de la ciudad.

Autor de “Curicó, una ciudad ciclista”. Corresponde a un texto que repasa las cosas buenas, malas y preocupantes en torno al ciclismo.

CURICÓ. El libro escrito por Marcelo Aliaga, busca repasar todos los ámbitos posibles en torno al ciclismo y a quienes practican este deporte. Desde sus primeros registros hasta la actualidad y reviviendo historias de sus buenos y malos momentos. Todo con el fin de poder mostrar qué significa ser un ciclista, profesional o no, en una ciudad que es conocida por ser cuna de grandes representantes a nivel nacional e internacional. Pero sobre todo, de los riesgos que implica en lo que respecta a seguridad vial. Donde con el paso de los años, el número de accidentes en las calles y la mortalidad vial, ha aumentado de manera exponencial.

SEGURIDAD VIAL
El libro dedica un capítulo completo a las malas decisiones de construcción, en ciertos puntos de la ciudad, donde se generan una gran cantidad de choques y accidentes. Uno de estos lugares es el Eje Freire-Alessandri, producto de las deficiencias que hay y que se muestran como en la investigación del autor. “Sobre ese eje, hicimos observaciones antes, durante y después de su construcción y las autoridades las conocen. Saben que está mal hecho, saben que tiene pendiente y, por supuesto, saben que es un factor de riesgo”, asegura Aliaga.

CRÍTICA SOCIAL
En palabras del mismo autor, en el libro se plantea una especie de controversia acerca de que esta sea reconocida como la capital del ciclismo, con representantes importantes, que registran una gran cantidad de triunfos con la ciudad ciclista. El asunto detrás de esto es que muchos de los siniestros viales, afectaron a deportistas de élite, algo que antes era relativamente atípico, aún cuando ya habían fallecido ciclistas mientras entrenaban.
En la región, recalca, es más importante la rapidez con la que se vuelva a la normalidad luego de un accidente, para que todo sea más fácil para los automovilistas. Y así, seguir sin tomar medidas a fondo, que intenten, al menos, solucionar el problema desde la raíz y no solo “esconderlo”. “Es increíble como se tuvo que escribir un libro para que este tema tuviera relevancia y aún así no se han tomado medidas concretas. ¿Qué hay que hacer ahora? ¿Hacer un musical, una obra?”, recalca.

Aliaga recalca que, con el paso de los años, el número de accidentes en las calles y la mortalidad vial ha aumentado de manera exponencial.

DIFICULTADES DE LOS DEPORTISTAS
Existe una controversia en cuanto al lugar que se le debería dar a los ciclistas, porque muchas son las personas que alegan que ellos no deberían de estar en las calles ni en las rutas, respaldándose en que hacen taco o que deberían estar netamente en el velódromo. Algo que, agrega Aliaga, es “inútil”, considerando que gran parte de los logros que tiene Curicó en este deporte, es en su categoría de “ruta”. Y resulta evidente saber que no se pueden obtener triunfos o buenos atletas sin practicar en ruta. “Cuando hablamos de la capital del ciclismo y no nos damos cuenta de la alta siniestralidad vial que está afectando a los ciclistas y a la comunidad en general, estamos arriesgando nuestra propia identidad”, subraya.

LECTORES
Para todos quienes estén interesados en informarse más acerca de este tema, pueden ir a comprarlo en distintos puntos en la ciudad, como el quiosco ubicado frente a la Plaza de Armas o visitar la página www.curicociudadciclista.cl.