Cifras negativas para el gremio del comercio establecido

0
1308
Víctor Dacaret, presidente de la Cámara de Comercio de Curicó, criticó duramente a la autoridad comunal por la, a su juicio, falta de voluntad para entregar solución a los vendedores ilegales.

Previo a Navidad. Según indicó el presidente de la Cámara de Comercio de Curicó, Víctor Dacaret, aquello se presenta, entre otros puntos, por el incremento de vendedores ambulantes en las calles curicanas.

CURICÓ. La presencia de comerciantes ilegales y ambulantes en diversos sectores de la ciudad y el “nulo apoyo de la autoridad comunal”, estarían generando cifras negativas para el gremio del comercio establecido, el que no ha logrado repuntar sus ventas desde el denominado “estallido social”, en octubre de 2019. Esto está generando una disminución en las ventas navideñas, siendo que este debiera ser el período con cifras azules para el sector. “Diciembre es uno de los meses más esperados para el gremio. Esperábamos que las personas se volcaran a los negocios a comprar, lo que no ha sucedido debido a múltiples factores. Entre los que se encuentra el feriado irrenunciable por el Plebiscito que se desarrolló el fin de semana pasado y además, el cierre de calle Prat”, indicó el presidente de la Cámara de Comercio de Curicó, Víctor Dacaret, quien mencionó además que este 2023 no ha sido bueno para el sector. Esto por las altas tasas de desempleo que afectan al país

FALTA DE VOLUNTAD
Para el dirigente, existe nulo interés de parte de la autoridad comunal respecto a favorecer al comercio establecido en vez de los vendedores ambulantes, lo que, según dijo Dacaret,  ha quedado de manifiesto con el cierre de calle Prat, entre Yungay y Rodríguez, lo que ha provocado un incremento de locales sin permisos. El dirigente agregó que el cierre de este tramo además puede generar inconvenientes si se suscita una emergencia, como un incendio o un accidente. “Si bien existía un compromiso de parte de la autoridad de controlar el comercio ambulante, esto no se ha concretado”, precisó el dirigente; quien añadió que existe una “fuerte competencia desleal”. “En muchos casos, son inmigrantes que han llegado vivir a nuestro país y no hacen aporte alguno”, aseveró.
Si bien se ha planteado que el cierre de calle Prat debiera extenderse solo por el período navideño, no existen muchas expectativas que esto ocurra. “No existe interés en solucionar este problema que afecta a diversas ciudades del país y, por esa razón, se requiere un pronunciamiento definitivo de la Contraloría que impida a los alcaldes otorgar permisos para los ambulantes”, indicó Dacaret, quien enfatizó que muchos de los productos que se expenden en la calle son robados, falsificados o pueden resultar dañinos para la salud de las personas.