La historia del talquino que gritó gol en la India

0
1260
Eduardo Ayala es parte del seleccionado chileno de fútbol ciego que cosechó la primera copa internacional para nuestro país.

Copa Intercontinental de fútbol ciego. Eduardo Ayala, volante mixto del seleccionado chileno de la especialidad, cuenta cómo consiguieron el primer título internacional para nuestro país.

TALCA. Bien lejos de su natal Talca, a más de 16 mil kilómetros, en India, Eduardo Ayala Eraso gritó fuerte “gol” al marcar frente al equipo de Polonia, triunfo que le permitió a la Selección Chilena de Fútbol Ciego, seguir avanzando en la Copa Intercontinental de Fútbol, venciendo en la final al elenco de Costa Rica. Un logro deportivo que tuvo algo de resonancia en los medios de comunicación, pero que para Eduardo y sus compañeros, es la mejor antesala y argumento para pararse de igual a igual en los próximos Juegos Parapanamericanos Santiago 2023. “Lo celebré con todo”, dice Eduardo en relación a su anotación, instantes en los que seguramente evocó a su querido Club Deportivo Panguilemo, donde dio los primeros pasos, también su posterior fichaje en el Olimpia de Melipilla y que al final, le permitieron llegar a “La Roja de todos”. La Copa Intercontinental de Fútbol Ciego se disputó en la India, a fines de septiembre y los primeros días de octubre, y consideró la participación de 10 selecciones. En su grupo, Chile derrotó a Rumania 2-0, a los locales India por 3-0 y a Kazajistán por un abultado 5-0. Con Corea del Sur se empató con marcador en blanco. Al clasificar primeros en su grupo, se enfrentaron en semifinales a Polonia, que venía de la otra llave, elenco al que vencieron por 4-1 y donde Eduardo anotó su primera conquista con la camiseta de la selección, quedando como un recuerdo imborrable. Con ese triunfo, aseguraron el paso a la final frente a Costa Rica, a la que derrotaron por 3-0, cosechando el primer título internacional para Chile en la disciplina de fútbol ciego. “Este campeonato fue una tremenda experiencia. Ir a India a competir por primera vez con selecciones de Asia y Europa, coronarse campeón allá, ganando la fase de grupo y la final fue una linda experiencia”, afirma contento.

FÚTBOL DE TODA LA VIDA
Eduardo es el cuarto de cinco hijos. Tiene cuatro hermanas. Perdió la vista antes de los dos años -según él mismo cuenta- por un hallazgo de tumores cancerígenos. “Es como si hubiese nacido así”, señala muy resuelto. Su interés en el fútbol es de toda la vida, y desde el 2020 en el mundo del fútbol ciego. Actualmente tiene 27 años. Estudió en el Liceo Abate Molina. Hoy cursa la carrera de Psicología en la Universidad Católica del Maule (UCM), profesión que espera compatibilizar con su pasión por el balompié, proyectándose como psicólogo deportivo. En la cancha, Eduardo viste el número 5 y su posición es de volante mixto, destacando su entrega defensiva y ofensiva y también su buena pegada al balón. Su referente es Charles Aránguiz, “el príncipe”, doble campeón de América con la denominada “Generación Dorada”, de exitosa trayectoria en el fútbol alemán y actualmente en el Internacional de Porto Alegre, en Brasil. “Es el primer título que obtiene Chile en el fútbol ciego”, dice orgulloso Eduardo, agregando que está “contento por el logro obtenido ahora, por el resultado que hemos tenido con la selección, por la visualización que ha ido teniendo el fútbol ciego”. Este fútbol adaptado se juega en una cancha de futbolito, de 40 x 20 metros, contiene vallas laterales que hacen que el balón esté siempre dentro del campo. El balón contiene seis cascabeles que permiten el sonido a medida que va dando botes o rodando en la cancha. Por lo mismo, la audición y el sentido de orientación resultan fundamentales para estos deportistas. Cuenta que en la selección hay otro maulino. Sebastián Vergara, oriundo de San Javier, pero radicado en Santiago.

El gol anotado ante Polonia, en la semifinal, Eduardo lo atesora como un recuerdo
imborrable.

DESAFÍO MEDALLERO
Eduardo sabe que el próximo desafío deportivo está -como se dice- “a la vuelta de la esquina”. Son los Juegos Parapanamericanos que comenzarán el 17 de noviembre y que a él lo tiene muy ilusionado. La versión de los Juegos Panamericanos comenzará antes, el 20 de octubre y hasta el 5 de noviembre. “Se vienen los Juegos Parapanamericanos y el desafío de competir contra los mejores del mundo y de ir por una medalla en estos juegos”, dice. Comenta que en los próximos días volverá a los entrenamientos y que ya a partir del 12 de noviembre, se concentrará en la Villa Panamericana y Parapanamericana habilitada para la ocasión. Asimismo, no deja de pensar en la posibilidad de emigrar a otras ligas como Argentina y Brasil, por lo que sabe que estos Juegos serán una buena vitrina para ello. En todo caso, tiene claro que hay que ir paso a paso. Eduardo en estos momentos tiene entre ceja y ceja los Juegos Parapanamericanos. Tiene la convicción de que será una oportunidad para seguir haciendo lo que  tanto ama -jugar al fútbol- buscando dejar en lo más alto el nombre de Chile y -por qué no- gritar otra vez un gol, claro que esta vez más cerca de casa.