Autoridad llama a trabajar por construcción de embalses en el Maule

0
785

Emplazamiento. Consejera regional Giovanna Paredes indicó que hay que pensar a largo plazo y unirse entre todos, para buscar medidas preventivas.

CURICÓ. Con la crecida de los ríos se hace imperioso buscar soluciones, para minimizar o evitar los destrozos originados como en el último sistema frontal.
La consejera regional Giovanna Paredes precisó que se debe llegar a un consenso entre todas las autoridades, para construir nuevos embalses en la Región del Maule, tema que está instalado hace décadas, pero que no tiene avances concretos. “Si hubiésemos tenido el embalse proyectado en Lontué, puedo asegurar que el desastre en Hualañé y Licantén podría haber sido muchísimo menor, porque podríamos haber acumulado esa agua y haber hecho salidas consensuadas y con horario”, indicó.
La autoridad regional afirmó que esa iniciativa descansa y necesita el apoyo transversal del mundo político. “Hay un convenio que tiene el Gobierno Regional para varios embalses, pero es muy lento porque las autoridades no le dan la importancia que esto tiene y la crisis hídrica que tenemos en la temporada estival es enorme”, acotó. Agregó que estamos en una zona cien por ciento agrícola, “por lo cual nuestra prioridad debiera ser los embalses de La Jaula en Teno como el Gran Lontué de Molina y, de esa forma, podríamos estar en otras condiciones para haber enfrentado las situaciones de hoy día”, manifestó.

A CORTO PLAZO
La consejera regional por la provincia de Curicó sostuvo que el temporal se llevó muchas defensas lluviales, que hay que reponer y reforzar para mantener la mayor cantidad de tiempo los caudales en su lugar. “De esa forma, podríamos tener la tranquilidad de que los ríos no vuelvan a llegar a las casas de las personas”, acotó. Giovanna Paredes puntualizó que se tiene que trabajar en ese tema. “El cambio climático llegó para quedarse y vamos a seguir teniendo este tipo de eventos”, dijo.
La autoridad visitó el Estero Seco de Lontué, donde el agua arrastró con cerca de 100 metros de defensas, dejando solo un 20%, lo que expone a varias localidades cercanas si el caudal sube de nuevo. Además, se perdieron 50 hectáreas de viñas en el sector de Carrizales. “Vamos a tener reunión con la gente de la Dirección de Obras Hidráulicas, con la alcaldesa de Molina y con la Junta de Vigilancia del Río Lontué, porque tenemos que encontrar una solución rápida a este tremendo problema que hoy día se nos presenta”, acotó.