Por ahora descartan intervenir la desembocadura del río Mataquito

0
1226
El río Mataquito no está desembocando en el mar. Por lo mismo, se evaluó poder intervenir con maquinaria dicho punto, lo cual, por ahora, fue descartado.

Fenómeno. Desde hace algunas semanas, el agua de dicho afluente no está “llegando” al mar, puesto que se generó una especie de “barrera”, básicamente a raíz de dos factores: las constantes marejadas, sumado a una significativa baja del caudal del río. 

LICANTÉN. Desde hace algunas semanas, el agua del río Mataquito no está “llegando” al mar, puesto que se generó una especie de “barrera”, justamente a metros de la respectiva desembocadura. En conversación con diario La Prensa, el secretario de la junta de vigilancia del río Mataquito, el abogado Diego Castro, indicó no contar con antecedentes anteriores sobre dicho fenómeno en aquel afluente.
“Yo no me atrevo a aseverar que esto nunca haya pasado, pero yo que tengo hartos años aquí en la zona, no tengo recuerdos que haya sucedido”, dijo. A su juicio, dos fueron los factores que se “confabularon” para que esto ocurriera: las constantes marejadas, sumado a una significativa baja del caudal del río, considerando la sequía acumulada por ya más de una década. 

REUNIONES
Obviamente que dicho fenómeno ha generado bastante preocupación tanto, por ejemplo, en los agricultores, que utilizan el agua del río para sus cultivos, o bien en los propios pescadores de dicha zona. Por lo mismo, en distintas reuniones, la idea de intervenir el sector con maquinaria pesada, a fin de “abrir” la citada barrera, comenzó a circular entre los respectivos interesados, acción que, en definitiva, por ahora fue descartada.
“Se indicó que no era aconsejable meter maquinaria para abrir la barra, por lo que se está esperando que, de manera natural el río siga su curso hacia el mar. Eso fue lo que se acordó. Entiendo que hay una reunión la próxima semana, donde nuevamente se va a abordar dicha situación”, dijo. 

MAYORES TEMORES
Desde la junta de vigilancia del río Mataquito han estado midiendo básicamente dos ítems: el nivel del agua y el nivel de su salinidad. Respecto al último punto, correspondía al que concentraba los mayores temores, ya que, a pesar de la barrera que se generó, producto de las marejadas el agua del mar igual estuvo ingresando al río, con el consiguiente problema que va de la mano.
En todo caso, en términos generales, los regantes no han tenido mayores inconvenientes a la hora de disponer del “vital elemento” para sus cultivos. Junto con ello, el nivel del agua ha ido subiendo, transformándose dicho sector en una especie de gran laguna.
“Estamos a la espera de que naturalmente el río rompa la barrera y vuelva a desaguar al mar. El río (Mataquito) está llevando agua y como no está desembocando, está subiendo su nivel. Va a llegar su momento que va a sobrepasar la barra y la va a abrir. Eso es lo que se supone ¿Cuándo debería ocurrir aquello? Debería ser luego. Si eso no pasa, habrá que nuevamente juntarse y que los técnicos digan lo que hay que hacer”, indicó. Castro agregó que dicho fenómeno es prácticamente lo mismo que ocurrió en la vecina comuna de Vichuquén, específicamente en la playa de Llico, con la diferencia de que en aquella zona “sí se intervino con maquinaria”. 

CAMBIO CLIMÁTICO
A nivel más macro, según Diego Castro es innegable que lo que está ocurriendo en el río Mataquito es otro ejemplo más del fenómeno ligado al “cambio climático”. “Hacerse los lesos con el cambio climático es complicado, la cantidad de años que hemos tenido sequía, imagínese estamos en marzo, ya en otoño, con 32 grados, o sea nunca visto. Eso es el cambio climático, y eso nos provocó que el deshielo fue muy importante en la primavera y que en el verano nos quedáramos sin agua”, concluyó.  

El abogado Diego Castro es el secretario de la junta de vigilancia del río Mataquito.