Equipos heridos animan el clásico de hoy

0
721

Ñublense ante Curicó Unido. Ambos equipos suman cinco partidos sin ganar en el torneo y se enfrentan hoy en la principal cancha de Concepción. Ayer el equipo curicano fue despedido con el tradicional “banderazo” albirrojo. Se juega hoy desde las 19:00 horas.   

CURICÓ. Semana de emociones fuertes y sensaciones encontradas para Curicó Unido. Luego de siete partidos oficiales sin saber de victorias y llevando a cuestas tres derrotas consecutivas en La Granja, el equipo que dirige Damián Muñoz enfrentó una semana con el clásico de hoy a la vista, con presencia de hinchas en Santa Cristina manifestando su apoyo incondicional, especialmente al DT y ayer el equipo fue testigo de un masivo banderazo en la Alameda, siendo el empuje final para un partido que no tendrá barristas en las gradas.
Hoy desde las 19:00 horas en el estadio Alcaldesa Ester Roa Rebolledo de Concepción, el Curi tendrá una nueva chance de lavar heridas y de volver a abrazarse en una nueva versión del clásico entre Ñublense y Curicó Unido.

NECESITAN GANAR
Ambos equipos llegan con cinco juegos sin ganar en el torneo y necesitan sumar de a tres. Ningún triunfo, dos empates y tres derrotas en sus recientes cinco juegos registra Ñublense, mientras Curicó llega con un empate y cuatro tropiezos en sus últimos cinco partidos por el torneo oficial. Magro momento de ambos que querrán dejar atrás esta tarde cuando midan fuerzas en Concepción.
“Se juega con el honor, con el corazón y la actitud no puede estar de lado, tenemos que correr desde el minuto uno y lo más importante es ganar el partido”, reconoció en la previa el técnico curicano Damián Muñoz; mientras Jaime García, entrenador de los “Diablos Rojos” señaló que “tenemos que revertir este momento, pero la mejoría debe ser de toda la dinámica del equipo en su conjunto, no solo del ataque. Lo que más queremos es darle una linda alegría a la gente en este partido que es un clásico”.
El partido se jugará en las gradas con tan solo tres mil hinchas por disposición de las autoridades del Biobío, siendo en su totalidad abonados de Ñublense, no vendiéndose entradas a los seguidores de Curicó Unido.
El partido de esta tarde será dirigido por Cristián Garay, la nueva apuesta del referato nacional y que viene de arbitrar con más de alguna polémica el clásico entre Colo Colo y la Universidad de Chile en el estadio Monumental. El equipo albirrojo desde ayer que está en Concepción a la espera de este trascendental duelo, que abre la novena fecha del torneo nacional de fútbol de la Primera División.    

BANDERAZO
Con banderas, papel picado, paraguas albirrojos, huinchas de papel, instrumentos musicales, extintores con polvo blanco y rojo, tronadores y mucha pasión desbordada en torno a los colores, ayer se vivió el tradicional banderazo que brindó la hinchada curicana a su plantel de jugadores antes de salir rumbo a la Región del Biobío. Un fuerte contingente policial cercó a los barristas curicanos, quienes en su mayoría no pudieron acercarse al hotel debiendo instalarse en el bandejón central de la alameda, desde donde alentaron al plantel curicano que pasadas las 14:00 horas tomó el bus con destino a Concepción.
“Vamos que ganamos”, “Es un clásico, hay que jugar a muerte”, “No podemos perder” y “Vamos Curi acá despegamos”, fueron algunas de las frases que se escucharon en medio de los cánticos de los fieles seguidores albirrojos que acompañaron el bus hasta calle Villota por la Alameda. Una nueva versión del clásico de la zona centro-sur de Chile se juega hoy desde las 19:00 horas en Concepción.