Después de 40 años suplementero Alfredo Gaete se retira del arbitraje

0
1494
Arbitraje de Rangers con Unión San Felipe. Para don Alfredo Gaete fue un honor pisar el estadio Fiscal de Talca.

Entrevista. “Llegar a dirigir a Rangers cualquiera no lo hace. Con esfuerzo y dedicación tuve el orgullo de dirigir a los rojinegros”, confesó.

TALCA. Alfredo Andrés Gaete Tapia, es un suplementero con una larga historia, fue dirigente del gremio, además de árbitro amateur, que luego de 40 años se retira de esta profesión. Hoy nos cuenta los sabores y sinsabores que le ha brindado uno de los kioscos más míticos de la Región del Maule, el de la 1 Oriente con Alameda, como bien él dice, “el más bonito del país”.
Como suplementero trabaja desde que tiene uso de razón, aproximadamente a los cinco años, para ayudar a sus padres ya que eran una familia muy numerosa.
“Por un lado, había que retirar los diarios a la estación una vez que llegara el tren, muy temprano en la mañana. Y por otra parte, en el diario La Mañana que estaba en la 2 Oriente 1 Norte, había que estar de punto fijo para cuando el diario comenzara a despachar”, relata.
Le gustó tanto el tema de ser suplementero que nunca lo dejó. “Además trabajé en muchas cosas, lustré zapatos… porque mi familia era muy modesta, había que luchar para mantenerse”, nos confiesa.

¿Desde cuándo que tiene su kiosco frente al Teatro Regional del Maule?
“Empecé el año 1989, esta esquina es emblemática y he pasado momentos gratos, alegres y otros no tanto. Yo me instalé aquí cuando estaba don Juan Verdugo como alcalde de Talca. Él me autorizó, pero de palabra. Cuando pedí mi patente de manera formal, ya se iba de retirada, ahí quedé en el aire, estuve nueve años trabajando sin la autorización municipal. Me costó un mundo obtener mi patente, hasta que al fin lo logré. Pero pasé por muchas penurias, porque yo pensaba que iba a llegar al puesto, y el kiosco no iba a estar. Es muy angustiante vivir así, y así es como he luchado en la vida”.

Pero además usted llegó a ser presidente de los suplementeros, específicamente del Sindicato 1.
“Fui presidente del gremio de los suplementeros por más de 20 años, Sindicato 1, así es. Gracias a las gestiones de mi persona hoy las dos sedes tienen un lindo sindicato. Teníamos la sede, en 1 Norte entre 7 y 8 Oriente, en ese tiempo estaba avaluada en 18 millones de pesos, y luché por venderlo, pero en 60 millones de pesos. Me costó pero lo logré y cada sindicato tocó 30 millones de pesos, y hoy tienen una linda sede social.  (…) Además logramos centralizar las agencias y no ir de diario en diario”.

¿Y qué pasó el 2019, se dice que fue un golpe bajo para los suplementeros?
“El año 2019 desparece todo lo que es revista, porque quebró Televisa, y de ahí que estamos sin revistas, todas estas revistas que hay acá son antiguas. Vamos a Santiago a comprar, para que la gente mayor tenga el espacio para leer una revista. Lo que está actualizado es el Condorito que lo sacó el Diario El Mercurio…. el diario La Prensa es el diario que más se vende en cuanto diario regional. La vida del gremio hoy es muy difícil y en eso estamos luchando para sobrevivir”.

¿Cómo llegó a ser arbitro?
“En el arbitraje amateur comencé el año 1982, un compadre mío, Américo Cruz, que era árbitro, llegó al diario por mi persona, y me motivó a que hiciera el curso de árbitro y de ahí me nació el bicho. Hasta el día de hoy he tenido muy buenos momentos en los campeonatos. Es que llegar a dirigir a Rangers cualquiera no lo hace. Con esfuerzo y dedicación tuve el orgullo de dirigir a los rojinegros. Además, dirigí organizaciones como los Tribunales de Justicia, Carabineros de Chile, Ejército de Chile, Gendarmería, Investigaciones… todas competencias internas que se organizaban. Y también dirigí a Rangers en partidos amistosos, Deportes Concepción, Everton y… Curicó cuando ascendió por primera vez a Segunda División, vino a celebrar acá a Talca, estamos hablando como en el año 1985 más o menos. También dirigí las competencias internas de la Villa San Agustín, Copas Nacionales y Regionales. Y eso ha sido mi carrera, hasta hoy… que dejo esta linda profesión”.

¿Cómo evaluaría su vida completa, en una línea?
Hoy día siempre más he sumado, que restado, porque soy un luchador, voy a seguir luchando hasta que Dios me de vida y salud para estar en esta esquina. Llevo 47 años de matrimonio, cinco hijos. Por cosas de la vida un 8 de julio del año 2012, una micro atropelló a una de mis hijas, me dejó tres nietecitos que son un orgullo para mí”. 

Don Alfredo Gaete, al hacer un análisis de lo que ha sido su vida, se define como un luchador, y va continuar en esa senda, en esa esquina “hasta que Dios le de vida y salud”.