Defensor Nacional considera que hay excesivo uso de prisión preventiva en el sistema procesal

0
258
“Nosotros estamos preocupados no solo en la aplicación de ley, sino que la legislación debe tener un enfoque de género”. (Fotos de Carlos Alarcón D.).

Carlos Mora Jano. Considerando presunción de inocencia, sostiene que no puede haber personas privadas de libertad para que después sean absueltas.

TALCA. Justicia con enfoque de género, atención para migrantes y el excesivo uso de la medida cautelar de prisión preventiva, fueron temas abordados por el defensor nacional, Carlos Mora, en su reciente visita al Maule.
Mora Jano es abogado, magíster en “Derecho penal. Aspectos Sustantivos y Procedimentales”. El 2 de noviembre de 2021 asumió como Defensor Nacional, tras ser nombrado en el cargo por el Presidente de la República, luego de ganar el concurso realizado a través del Sistema de Alta Dirección Pública.

¿En qué está la Defensoría?
“Uno de los temas que nos tiene preocupados, es la vuelta a la presencialidad, creemos que ya no se justifica la justicia telemática. Para nosotros es importante volver a tener contacto con nuestros representados, tener las entrevistas como corresponde y volver a un principio fundamental del sistema procesal, que es la inmediación”.

¿La justicia telemática, de alguna manera afectó el trabajo de los defensores?
“Sin duda que se afectó la calidad de trabajo de todo el sistema de justicia. En el caso de la Defensoría, en cosas tan prácticas como no poder entrevistarse con una persona imputada, la cual tiene que ser reservada, de confianza, y que se tenía que hacer a través de una pantalla. Se afecta también en la recolección de antecedentes y todo el sistema procesal, que está diseñado para que sea oral y público, bajo el principio de la inmediación”.

¿Actualmente, hay un expedito acceso a la justicia, hay trabas, han observado que la gente sienta que la justicia no les llega como espera?
“Nos hemos preocupado de ello, a través de defensas especializadas, por ejemplo, en jóvenes infractores, defensa penitenciaria, de género; tenemos defensa de migrantes. A través de la especialización, como institución estamos tratando de abordar el acceso a la justicia más eficaz y que se refiera a las particularidades de cada uno de nuestros usuarios y hacerlas ver a los tribunales y la Fiscalía y que ellas se tienen que considerar. Permanentemente, nuestros defensores se están capacitando para dar una mejor atención en todo lo que tenga que ver con el acceso a la justicia y las particularidades de nuestros usuarios”.

MIGRANTES
A propósito de la población migrante ¿Cómo se ha debido adaptar la defensoría para atender a esas personas?
“Nos hemos tenido que adaptar, a través de capacitaciones, contratar personas, equipos de trabajo, facilitadores interculturales en algunas regiones (en especial del norte) y donde tenemos defensores especializados en población migrante”.

¿Significa esto que los migrantes tienen un trato especial o la justicia es igual para todos?
“No. Significa que, dentro de sus particularidades, tenemos que imbuirnos para defenderlos de mejor manera. Por ejemplo, saber las normas y costumbres de cada país, tener cercanía con los consulados o diplomáticos que corresponda, leyes internacionales. Para que sea una justicia igualitaria, nosotros tenemos que tener todos estos conocimientos para ejercer la defensa como corresponde”.

¿El sistema judicial debiera cambiar los criterios para resolver causas con enfoque de género, se ha avanzado en eso?
“Nosotros hemos avanzado, porque llevamos mucho tiempo con defensa especializada y con enfoque de género… hay algunas Defensorías que tienen abogados especializados solo en género. A modo de ejemplo, en el norte del país, la cantidad de mujeres privadas de libertad por el traslado de drogas es muy alto, con elevadas penas, y hay que entender que muchas de ellas son madres, entonces, eso acarrea que también sus hijos estén privados de libertad. Entonces, es importante que, a la hora de resolver aquello, la sociedad esté preparada para tener estar personas privadas de libertad en la forma como corresponde y, ojalá, el menor tiempo posible. Nosotros estamos preocupados no solo en la aplicación de ley, sino que la legislación debe tener un enfoque de género”.

CAUTELARES
¿Hay un exceso en la aplicación de la medida cautelar de prisión preventiva?
“Sí, sin duda, porque y desde hace muchos años, ha habido modificaciones legales que impulsan el acceso a la prisión preventiva, ya sea por los requisitos que se encuentran en el Código Penal y las distintas leyes y modificaciones que hacen impulsar al Ministerio Público a pedir la prisión preventiva y al juez a aplicar estas leyes y quedar muchas personas privadas de libertad. El porcentaje es muy alto en este país”.

¿Se debe considerar un éxito tener a la mayor cantidad de personas en prisión preventiva?
“Por supuesto que no, para nosotros, un éxito de la Fiscalía es que muestren cuántas condenas y no cuántos privados de libertad. Hay un principio fundamental en nuestro sistema procesal penal, que se basa en la presunción de inocencia, entonces, no puede tener a personas privadas de libertad para que después sean absueltas. Por eso, nosotros trabajamos el proyecto Inocente para mostrar, con ejemplos claros, personas que han estado injustamente privadas de libertad por errores judiciales y con todo lo que eso acarrea. Por eso, tiene que ser muy estricta la ley y la decisión del Ministerio Público en pedir una prisión preventiva”.