Nutricionista, agrónomo y chef acompañarán por cinco meses a escuelas rurales de Curicó

0
341
Las escuelas República de Estados Unidos de Los Niches y la Escuela Rayen Mapu de Curicó han abiertos las puertas a Prosalud UCM.

Iniciativa es desarrollada por Prosalud UCM. Uno de los objetivos es medir el impacto que un programa nutricional, integral tiene en los hábitos alimenticios de escolares entre siete a nueve años.

CURICÓ. Disminuir los índices de malnutrición por exceso en Chile ha sido una difícil tarea. Pese a los esfuerzos de diversas campañas y regulaciones como la Ley de Etiquetado y los kioscos saludables, las cifras siguen siendo altas y han aumentado en la última década.
El panorama es este: tres de cada cuatro chilenos tiene algún grado de malnutrición por exceso, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud de 2017, la que también reveló que el 74,2 por ciento de la población tiene sobrepeso, obesidad u obesidad mórbida, una cifra que aumentó 10 puntos porcentuales desde 2010. Por su parte, el Mapa Nutricional 2019 de Junaeb evidenció que el 52% de los escolares tiene sobrepeso u obesidad y que, particularmente, en quinto básico, el 60% de los niños presenta malnutrición por exceso.
¿Las iniciativas no son suficientes? ¿Qué necesita el país para controlar esos indicadores? René Sandoval, académico de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad Católica del Maule (UCM), explicó que, hasta la fecha, “no hay una intervención de fondo, es decir, un trabajo a largo plazo que integre profesionales de la salud”.
“Está demostrado que una intervención efectiva se debe realizar en la etapa preescolar, para el trabajo con los padres, y en la etapa escolar cuando comienza un proceso de autonomía alimentaria”, agregó. Por ello, se ha propuesto desde el programa de vinculación con el medio Prosalud UCM, comenzar a trabajar en una Línea Escolar con niños entre siete y nueve años, de dos escuelas rurales de la provincia curicana.
Prosalud UCM, también involucra una Línea Preescolar con la que se espera contribuir a la transformación de dos escuelas de lenguaje de Curicó en Molina, en Establecimientos Promotores de Salud (EPS).

PROGRAMA INTEGRAL
Durante cinco meses, se ejecutará un programa integral que incluye “intervenciones educativas semanales con nutricionistas, un agrónomo de la Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales UCM, porque esto va a impactar en establecimientos rurales en las que implementaremos huertos escolares para educar sobre soberanía alimentaria. Luego de tener esta producción que involucra hortalizas, hierbas medicinales, entre otros alimentos, incorporamos un chef que realizará talleres de cocina saludable”, comentó Sandoval.
Las escuelas República de Estados Unidos de Los Niches y la Escuela Rayen Mapu de Curicó, han abierto las puertas a Prosalud UCM y sus estudiantes ya recibieron la primera visita diagnóstica, en la que tomaron medidas antropométricas y encuestas de hábitos alimenticios y, luego del trabajo educativo, estudiar las diferencias encontradas.

INVESTIGACIÓN
En este trabajo que, involucra investigación, participan 66 estudiantes de la Escuela de Nutrición y Dietética. “Desde el módulo de Evaluación del Estado nutricional en el Ciclo Vital, estas mediciones constituyeron también su primera actividad práctica. Han recolectado estos datos, los tabulan y realizan las respectivas clasificaciones del estado nutricional y, luego de ello, inicia la segunda etapa que involucra a los cinco meses de esta intervención educativa con los profesionales para, posteriormente, realizar nuevamente las mediciones”, explicó el académico.
¿Qué esperan encontrar? René Sandoval es claro al decir que el factor tiempo es relevante. Sin embargo, “sí creo que nos vamos a encontrar con indicadores que nos permitan mostrar que esta intervención sí puede ser más efectiva a largo plazo. Si bien, los estudios que demuestran efectos positivos duran uno o dos años, sí vamos a tener una base de cambios en los hábitos alimentarios. Estos resultados serán una herramienta muy útil para presentarlos a las autoridades y tomar decisiones en salud”, puntualizó el académico.