Delegado presidencial regional repasa sus primeros cien días en el Gobierno

0
175
Al igual que el Gobierno, Humberto Aqueveque cumplió cien días como delegado presidencial regional.

Evaluación. Le pone buenas calificaciones a su gabinete regional y al Gobierno una nota azul. “Nadie es perfecto”, sostiene.

TALCA. Humberto Aqueveque cumplió, al igual que el Gobierno del Presidente Gabriel Boric, cien días como delegado presidencial regional.

En entrevista en el programa “Tendencia Informativa” de AtentosChile, repasó los principales hechos que le ha tocado enfrentar, como la falta de un gabinete durante dos semanas, tiempo en que estuvo solo y haciendo todo.

También, destacó hitos gubernamentales, como el aumento del sueldo mínimo y apoyos sociales y económicos.

Acá, los principales aspectos analizados por Aqueveque.

¿Con qué se encontró al momento de asumir el cargo? ¿cosas mal hechas en el Gobierno anterior, por ejemplo?

“Como premisa, tengo el no mirar hacia atrás cuando uno tiene una tarea tan grande… (Sin embargo) he conversado con varios seremi y hubiésemos preferido que, cuando asumieron en las diferentes carteras, haber tenido un balance en cada uno de los servicios, cosa, que lamentablemente, no se dio en muchos de ellos. Nos hemos encontrado con algunas cosas que repercuten en el día a día en la administración de la gestión política, administrativa y territorial…

(No obstante, lo anterior) en estos cien días, no hay seremi que no haya recorrido todas las comunas… Me ha llamado la atención que a las autoridades locales (alcaldes) y a la ciudadanía, les extrañe que el delegado presidencial regional llegue a juntas de vecinos, en especial de comunas más pequeñas. La idea que el Presidente instaura, de ser un Gobierno transformador y regionalista, tiene un arraigo territorial en la región que tiene que ver con la descentralización y eso no se puede hacer desde Talca ni desde las oficinas, es el compromiso que asumimos desde el 11 de marzo…”

¿Esta forma de trabajar es el estilo Boric y cuánto hay del estilo Aqueveque?

“El estilo del Presidente es cercano… (en lo personal), me gustarían que me juzguen, ya sea por la crítica, y no por la alabanza, sino por los hechos y actitudes que uno toma en este espacio. Entiendo que la Delegación Presidencial es un espacio importante, pero es pasajero y no soy del que se nubla en las alturas; por el contrario, quiero mantener una forma de ser que es la misma con la cual llegué, que tiene que ver con la forma de tratar a las personas, pero, sobre todo, con el lugar de donde vengo (Cauquenes)… Esta tarea la asumo con tranquilidad, nobleza y, sobre todo, con responsabilidad y seriedad… No sé si seré tan cercano o más lejano que otras autoridades, eso lo debe evaluar la gente…”

BALANCE

¿Qué se ha podido cumplir en estos cien días, de lo que la gente se hizo expectativas y que se tradujo en una altísima votación para elegir al Presidente Boric?

“Efectivamente, las expectativas son bastante altas, que tienen que ver con la transformación, en el desarrollo de un programa que tiene un carácter de reforma estructural que ha sido parte de discusiones de larga data… Estamos asumiendo una tarea compleja, porque hacer transformaciones sociales nunca es fácil en el país y, en ese sentido, la gran tarea que estamos realizando ha tenido algunos hitos que dan señales de cómo va a ser este gobierno y uno de esos es el establecimiento del salario mínimo, el aumento más alto de los últimos 23 años, y esto se dio en un diálogo entre el mundo del trabajo, el empresariado y el gobierno. Este diálogo se había perdido…”.

¿Se ha hecho más de lo que se pensaba?

“No sé si se ha hecho más de lo que se pensaba, pero sí se están definiendo los criterios de lo que queremos hacer… Tuvimos un periodo donde estuvimos alejados unos de otros y la falta de presencialidad afectó a muchos, desde el punto de vista económico y social y estamos avanzando en esta materia… (Por ejemplo), en un bono directo para las artes, coberturas de Corfo y Sercotec para la reactivación económica, el congelamiento tarifario en el transporte y de la parafina, el programa Chile Apoya para pymes y el potenciamiento del mundo agrícola”.

Haciendo una autoevaluación, ¿qué nota se pone como Gobierno?

“Soy de los que cree que nadie es perfecto, entonces, no me voy a poner un 10, pero para no ponernos como sobresalientes, creo que estamos llevando a cabo la tarea y a eso, si tuviéramos que ponerle una nota, va a ser una nota azul… he visto un compromiso enorme de las y los seremi y mis criterios de evaluación tienen que ver con la cercanía de las autoridades, el compromiso sectorial y la reivindicación social de cada servicio… Evalúo positivamente el gobierno regional…”

“PONERSE COLORADO”

Cuando Ud. asumió, estuvo un par de semanas sin gabinete de seremis. ¿Se puso colorado (sentir vergüenza) por eso?

“No me puse colorado, pero me preocupé… Uno esperaba que, en esas semanas, los equipos de las distintas seremías entregaran información, cosa que no sucedió… Me sentía como Carlos V (rey), que decía que el Estado era él, porque me veía un poco solitario; fue la época en que estaba más despierto, pendiente de todas las materias… era un periodo complejo, porque estábamos retomando las clases, la presencialidad, vacunación y me tomé la libertad de leer mucho sobre el servicio público y más allá de ponerme rojo, me comprometí más con esta tarea…”