Dramaturgo curicano denuncia el “plagio” de una de sus obras

0
1617
El dramaturgo curicano, Mauricio Bustos, acudió a la justicia a fin de “zanjar” la situación de la cual señala ser víctima.

“El Ratón Pérez”. Mauricio Bustos presentó una querella por el delito de plagio, apuntando a una compañía de teatro, la cual, asegura, llevó a cabo un montaje “de su autoría”, sin haberle solicitado la autorización del caso.

CURICÓ. Una querella por el delito de plagio fue la que presentó el dramaturgo curicano, Mauricio Bustos, en específico, por la obra “El Ratón Pérez, al rescate de la infancia”. En conversación con diario La Prensa, señaló que una compañía de teatro (Lantropar) llevó a cabo el montaje de dicha obra, sin haberle solicitado la autorización del caso, tratándose de un trabajo del cual él es su “autor”.

ANTECEDENTES

Bustos indicó que “El Ratón Pérez” se estrenó el 2016 en la sala Mori de Santiago, iniciando con ello un periplo por distintos escenarios, por ejemplo, con funciones respaldadas por la Corporación Cultural de Las Condes. Otro espacio donde dicho montaje se presentó fue en la sala San Ginés.

Además, recalca, recorrió Chile gracias al apoyo de dos empresas telefónicas. El propio dramaturgo cuenta que, durante el 2021, juntó a un grupo de actores en Curicó, ensayando precisamente dicho montaje, el cual puede ser ejecutado con un elenco, ya sea para cuatro o seis personas. Por distintas razones, en definitiva, aquel trabajo “no vio la luz”.

“Luego por razones laborales me tuve que ir de Curicó y la obra quedó acá, sin hacerse. A los cuatro meses después, yo estando en Santiago, me empiezo a enterar que estas personas hicieron mi obra, que es de mi autoría y dirección, a mis espaldas”, dijo.

“El Ratón Pérez” se trata de una obra, dice, que, en pocas palabras, habla sobre higiene bucal, sobre alimentación nutritiva y sobre la necesidad de que los niños “tienen que volver a jugar”.

REACCIÓN

Con 25 años de experiencia en aquel rubro, el dramaturgo curicano, Mauricio Bustos, reconoció sentirse “apremiado” tras enterarse de lo que estaba sucediendo con el citado trabajo. En términos generales, explicó que, a fin de “respaldar” la propiedad de una obra, se puede ir a la Dibam, quienes confían de que están frente a un montaje original, brindando el correspondiente timbre. El otro paso es obtener la certificación de ATN (Sociedad de Directores Audio-visuales, Guionistas y Dramaturgos), otra de las instituciones que vela por los derechos autorales.

“A SUS ESPALDAS”

Tratándose de una persona que ha sido “proveedor” de contenido cultural por muchos años, reconoce que le ha llamado a atención que su obra (“El Ratón Pérez”), fuera aceptada por instituciones u organismos con los cuales, con anterioridad, ya había concretado acuerdos, como, por ejemplo, el DAEM del municipio curicano. En todo este tiempo, dijo Bustos, la compañía de teatro, que ha puesto en tela de juicio, ha suscrito contratos con diferentes municipios, por ejemplo, a través de sus corporaciones culturales, entre otros organismos, vínculos que han implicado el desembolso de recursos.

“Una vez que yo retorno a Santiago esta gente empieza a realizarla a espaldas mías sin informarme y se hacen dueños de ella”, dice Bustos, al momento de respaldar la presentación de la querella, acción que realizó en el Juzgado de Garantía de Curicó, solicitando de paso el desarrollo de una serie de diligencias. Recalcó además que “en reiteradas ocasiones” intentó comunicarse con las personas que “utilizaron” su obra, ya sea por teléfono, correo electrónico o WhatsApp, sin recibir una respuesta. Se trata de antecedentes que fueron incluidos en la citada acción de carácter judicial, con la cual espera poder “marcar un precedente”.

“Hay elementos que tienen que ver con lo provinciano, con ignorar temas de propiedad intelectual, con creer que, si el director ya no está presente, yo la puedo llegar y hacer y que eso no es delito, cuando es todo lo contrario. En la música se da mucho, yo creo que aquí hay buena parte de ignorancia y tengo que decirlo, de frescura”, dijo Bustos, al tratar de darle una explicación al accionar de quienes acusó.

DERECHO A RÉPLICA

De manera interna, diario La Prensa se comunicó con uno de los integrantes de la compañía en cuestión, brindando así la posibilidad que tuvieran un espacio, a fin de replicar la denuncia, o bien, abordar dicha materia de la manera que estimaran pertinente. En definitiva, optaron por no emitir ningún tipo de declaración.