Homenaje póstumo a dirigenta social talquina estuvo cargado de emoción

0
1304

Reconocimiento. “Es considerada una de las grandes mujeres de Talca, ya que se entregó al servicio social y político con honestidad y diplomacia, logrando dirigir un gran conglomerado como fue la Coordinadora 8 de Marzo”, resaltó Margarita Huencho, una de las organizadoras de la actividad.

TALCA. Emotivos ribetes tuvo la ceremonia en la que se tributó un homenaje póstumo a la dirigencia social talquina, Margarita Amaya Astudillo, quien dejó de existir recientemente a la edad de 77 años.
El significativo acto contó con la presencia de exdirigentas sociales, políticas y sindicales, miembros de su familia, el hermano Guido Goossens; y el sacerdote Raúl García, párroco de la San Clemente, quien encabezó una Acción de Gracias en memoria de la homenajeada.
Margarita Amaya Astudillo, contadora de profesión, contaba con una amplia trayectoria social, desempeñándose en organismos como la Corporación de Reforma Agraria (CORA); Programa de Desarrollo de la Mujer (Prodemu); Servicio de Paz y Justicia (Serpaj); y en el Programa de Desarrollo de la Mujer Campesina (Indap-Prodemu).
Del mismo modo, integró la Juventud Católica y el MAPU, y su activismo político lo desarrolló en diferentes organizaciones desde la década de los 70 al año 2010, entre ellas en Mujeres por Chile (Mudechi); y como presidenta de la primera Coordinadora 8 de Marzo.
La iniciativa impulsada por Rosa Díaz y Margarita Huencho, de la Izquierda Cristiana (IC), tuvo como objetivo reconocer el aporte que la homenajeada desarrolló en la comuna de Talca, ocasión en la que los participantes destacaron todas sus cualidades y virtudes, entre éstas, su pasión por el servicio, su solidaridad, compromiso, y entrega; así como, su optimismo y fuerza para acompañar a los demás, siendo un gran puntal y apoyo, especialmente, para las mujeres.
“Tenemos que destacar su gran labor de voluntaria en el Hospicio de Talca, entregándose por muchos años al servicio y apoyo permanente de la institución, ejecutando proyectos de mejoramiento del entorno y de las condiciones de vida de los adultos internos, antes y después del terremoto del 2010, acogiéndolos con todo su cariño”, indicó Gueda Muñoz, exfuncionaria del establecimiento.
“Es considerada una de las grandes mujeres de Talca, ya que se entregó al servicio social y político con honestidad y diplomacia, logrando dirigir un gran conglomerado político y social en la década de los 80, como fue la Coordinadora 8 de Marzo”, indicó Margarita Huencho, una de las organizadoras de la actividad.
En representación de los familiares de Margarita Amaya, agradeció el homenaje su hijo, el periodista Jaime Morales Amaya, quien recordó con emoción la acción solidaria que su madre desplegó en los momentos más duros de la dictadura, buscando siempre los caminos de la paz, la justicia y la libertad.