“Estamos ansiosos, con la esperanza de venirnos lo antes posible”

0
593
Mauro Salinas Cortés es el director del Hospital de Curicó.

Entrevista. Mauro Salinas Cortés se refirió al trabajo que por estos días se está llevando a cabo, a fin de poder concretar dicho traslado.

CURICÓ. En entrevista con diario La Prensa, el director del Hospital de Curicó, Mauro Salinas Cortés, se refirió al trabajo que por estos días se está llevando a cabo, de cara al que será el traslado definitivo de dicho recinto, a las nuevas dependencias ubicadas a escasos metros de la Ruta 5 Sur. Se trata de un proceso en el que básicamente, se están “resolviendo todas las observaciones” que en su momento fueron detectadas.

“Estamos ansiosos, con la esperanza de venirnos lo antes posible. Obviamente queremos recibir un hospital en buenas condiciones y que sea correcto en todo su uso y equipamiento. Tienen que estar todos los sistemas funcionando, así que estamos en ese proceso, a la espera que se puedan resolver todas las observaciones de la autoridad sanitaria”, nos indica el propio director, justamente al interior del nuevo hospital.    

ANSIEDAD

Si bien Mauro Salinas reconoce que existe cierta “ansiedad” de poder concretar el traslado, que va de la mano con la respectiva “marcha blanca”, recalca que corresponde a un sentimiento más bien que se presenta como las ganas o el deseo “de cambiar”.

“Tenemos una comunidad que lleva esperando harto tiempo y tenemos también una comunidad hospitalaria que también lleva harto tiempo. Estamos en un edificio que ya está en su última etapa, que tiene un equipamiento que ya está terminando su vida útil, tenemos muchos funcionarios que han llegado, entonces obviamente es un proceso donde nosotros también queremos cambiarnos lo antes posible. Tenemos nuestro plan de traslado hace mucho tiempo desarrollado. Así que estamos a la espera de que estas observaciones se puedan resolver”, dijo.

¿Cuánto tiempo debería tomar hacer ese traslado?

“Ese proceso de traslado debería extenderse entre 45 a 60 días, partiendo por las áreas de mantenimiento de infraestructura, el área de operaciones. Después el área de apoyo, el área administrativa y finalmente lo que son los pacientes”.

La pregunta que la gente se hace es cuándo estará abierto el nuevo hospital. La gente quiere que ojalá el hospital esté mañana. 

“Sí, la gente quiere que esté mañana y nosotros como funcionarios también. Pero también tenemos súper claro que esto no es solo un edificio. Un hospital es mucho más que un edificio. Tu puedes ver que también a nivel de infraestructura está perfecto, pero tienen que los gases funcionar, los sistemas funcionar, las camas, hay varios elementos que están asociados a estos procesos que queremos que se hagan de manera correcta”.

Se lo preguntaba por el tema de las fechas…

“Hay temas que no dependen de nosotros, como lo son las observaciones, que son procesos que dependen tanto del Ministerio de Obras Públicas como la empresa constructora OHL, nosotros esperamos que dentro del segundo semestre nos estemos cambiando”.

“ELEFANTE BLANCO”

Tomando en cuenta el tamaño del edificio, otro tema que ronda entre la comunidad es si aquello se traducirá en un mayor acceso tanto a servicios como especialistas, de los que por estos días detenta el recinto “de emergencia” ubicado en la calle Chacabuco.

Otra consulta que se nos hace es el temor de que esto se transforme en una especie de “elefante blanco”.

“A ver, cuando se habla de un elefante blanco uno entiende que es algo que no está funcionando. Y eso no es así. Nosotros tenemos un nivel de producción a nivel hospitalario bastante bueno, de los mejores incluso a nivel de salud pública en Chile. Efectivamente hay déficit de especialistas. Nosotros estamos ya en un proceso de concurso, de buscar gente. En la eventualidad de que no podamos reclutar, hemos hecho capacitaciones, hemos hecho un convenio con la Clínica Alemana, con el Hospital de Talca, donde nuestro propio personal se ha ido capacitando y especializando en ciertas áreas para poder atender en este nuevo sistema. Este es un hospital que crece en otras especialidades, viene diálisis, el área de salud mental, hay una UTI pediátrica, son prestaciones que antes no teníamos (…) La brecha de total de recurso humano es de 1.100 funcionarios. De ese total, ya han llegado 500. 1.100 funcionarios tienen que sumarse a los que ya están. Es un total de casi 2.500 funcionarios que debería ser el número de personas que debería trabajar acá. Ahora, se trata de un proceso que es paulatino, porque va asociado a niveles de producción. Esperamos que una vez ya instalados aquí, dentro de los primeros dos años ya tengamos esa totalidad de personas (…) Aprovechamos de invitar a la gente para que vea en Empleos Públicos (www.empleospublicos.cl) porque ahí hay ofertas de trabajo. Aparte de los clínicos, se necesitan profesionales del área de la ingeniería, este es un edificio que tiene sistemas inteligentes, de infraestructura, de climatización. Estamos buscando profesionales en esa línea”, dijo Salinas.

FUNCIONARIOS

Por último, el director del Hospital de Curicó nos solicitó poder expresar algunas líneas de agradecimiento al trabajo desarrollado “durante todos estos años”, por los propios funcionarios que le dan vida a dicho recinto de carácter asistencial. “Como te lo comenté en un principio. Un hospital es mucho más que un edificio, los funcionarios del Hospital de Curicó que tenemos actualmente, han trabajado durante la pandemia de manera increíble, hemos sido reconocidos en el ministerio (de Salud) por el trabajo que hemos hecho. Y ahora tenemos un desafío mucho más importante que es cambiarnos al nuevo hospital. Así que yo quiero agradecer a este equipo humano del Hospital de Curicó, que ha enfrentado un terremoto, una pandemia, acreditaciones que hemos tenido con buenos resultados. Ahora viene un desafío mucho más importante que es el cambio del nuevo hospital”, subrayó.