Colegio de Profesores apoya clases presenciales en establecimientos que les ofrezcan seguridad

0
559

Dirigente. Presidenta regional, Lessly Marchant, en todo caso, aclara que regreso a clases dependerá de situación sanitaria. Experto destaca alta vacunación escolar contra el Covid-19.

TALCA. El 2 de marzo parte el año escolar 2022 y, de manera obligatoria, será de manera presencial.

Esto último ha generado inquietud en las comunidades educativas, considerando el alza de contagios y que, en el caso del Maule, ayer se elevó sobre los 2 mil casos.

El Colegio de Profesores y Profesoras del Maule, a través de su presidenta, Lessly Marchant, explica su postura al respecto y si bien apoya la presencialidad, la condiciona a la situación sanitaria al momento del inicio de las clases

¿Cuál es la postura del Colegio de Profesores y Profesoras sobre el regreso a clases presenciales este año?

“La postura oficial del gremio en la última asamblea realizada el mes pasado, es que las clases presenciales son irreemplazables y, por tanto, debemos hacer un esfuerzo país para asegurar la presencialidad y lograr que todos nuestros niños, niñas y adolescentes vuelvan a las aulas este año, pero en un espacio seguro. Para eso, tenemos que convocar a instalar mesas territoriales de los propios actores involucrados y que son parte de las comunidades escolares, como padres, madres, apoderados, asistentes de la educación, docentes, sostenedores y autoridades locales, para que puedan definir en el contexto, en la realidad misma, cuáles son las mejores condiciones y en los establecimientos donde no están esas condiciones, trabajar para instalarlas y, así, lograr que nuestros estudiantes vuelvan de forma segura a las aulas”.

¿Es un riesgo volver a clases presenciales, dadas las actuales condiciones sanitarias, con altas tasas de contagio?

“Obviamente que es un riesgo volver en establecimientos donde no están las condiciones dadas para esta vuelta segura, pero en los establecimientos donde sí están esas condiciones, obviamente que todo va a depender también de la pandemia de aquí a un mes más. Si tenemos estas altas cifras de contagio, obviamente que es un riesgo y no solo para los estudiantes, sino para toda la comunidad escolar. Sin embargo, como gremio mantenemos nuestra postura que ha sido desde siempre, que la presencialidad es una regla al igual que cuidar la vida y la salud de nuestras comunidades escolares y, frente a eso, esperamos que el nuevo Gobierno tenga una actitud mucho más dialogante, en la cual podamos sentarnos realmente a conversar y definir en el contexto, no por un decreto ministerial que se manda desde cuatro paredes, para la vuelta a clases de manera obligatoria, sino que se pueda decidir con la información del contexto, en el momento real, con las tasas de incidencia y las condiciones de los establecimientos educacionales que estén en el territorio”.

¿Hay establecimientos que no cumplan esas garantías de seguridad?

“Hemos visto a nivel país que hay varios colegios donde se hicieron muchas denuncias el año pasado, respecto a que no están las condiciones básicas ni con pandemia; sabemos que la educación pública ha estado muy abandonada, por tanto, creemos que hay que hacer un esfuerzo mayor en infraestructura, en conectividad y en inyección de recursos, para habilitar aulas para contratación de docentes y así ir mejorando la educación del país”.

¿Qué se le puede decir a los padres, madres y apoderados a esta altura?

“Sabemos que el Ministro (de Educación en ejercicio) decretó la obligatoriedad (del retorno a clases presenciales) para el 2 de marzo y creo que los apoderados, padres y madres deben evaluar en conciencia y ver cuál es la situación en el momento actual, cuando ya estemos ad portas de ingresar a clases. Como gremio siempre hemos dicho que confiamos en el criterio de las personas, de los apoderados y apoderadas y si veo que hay un alto índice de contagios no voy a enviar a mi hija o hijo a clases, pero eso lo va a definir, como dijo el Ministro, los apoderados. Nosotros debemos preocuparnos por nuestros estudiantes y también que nuestros colegas vuelvan a espacios seguros, con las condiciones adecuadas para realizar su trabajo de la mejor forma posible”.

ACADEMIA

El profesor Marcelo Alarcón, académico del Departamento de Bioquímica Clínica e Inmunohematología de la Universidad de Talca, sostiene que diversos estudios han señalado que la presencialidad estimula las conexiones neuronales y que eso va en directa relación al aprendizaje, dado que el niño o niña se ve estimulado social, emocional, y cognitivamente.

“Si a eso sumamos el hecho de que hay un gran porcentaje de niños y niñas que tiene la primera dosis de la vacuna (sobre el 80%) estarían protegidos frente a la infección del Covid-19 y, por último, el hecho de que debieran estar en un ambiente seguro, vale decir, con ventilación, uso de mascarillas, lavado de manos, y guardando todos estos elementos, el hecho de la presencialidad vendría a influir directamente en el aprendizaje-brecha que, según estudiosos, la pandemia la ha separado, dado que solo algunos tienen recursos para conectarse a internet en un estrato social alto versus quienes no lo tienen”.