Camioneta terminó “incrustada” en una casa tras accidente de tránsito

0
841
Una de las moradoras de la casa afectada, reconoció que había perdido la cuenta de las veces en que se han visto afectados de manera indirecta a raíz de accidentes de tránsito.

Calama con Andacollo. Por fortuna, justo al momento donde se desencadenó la colisión, ninguno de los moradores de la vivienda afectada se encontraba en el cuarto que quedó con daños.

CURICÓ. Si bien se trata de una situación que, en estricto rigor, generó solo daños materiales, perfectamente podría haber tenido otro tipo de consecuencias. Nos referimos al accidente de tránsito que ayer ocurrió, pasadas las 13:00 horas, en la intersección de las calles Calama con Andacollo, en la villa Apumanque. Se trata de una esquina donde, a pesar de la presencia de señalética para el control del tránsito, precisamente según testimonio de vecinos, hechos de tal naturaleza se reiteran con “demasiada frecuencia”, aunque en esta oportunidad, “sin quererlo” además se vio involucrada una vivienda.

En concreto, esta vez tras el choque entre dos vehículos, uno de ellos terminó su carrera literalmente “incrustado” en el muro de una “casa esquina”. Por fortuna, justo al momento donde se desencadenó el accidente, ninguno de los moradores de la vivienda afectada (niños incluidos) se encontraba en la habitación que quedó con daños.

Sobre los conductores o pasajeros de los móviles involucrados (uno de ellos, una camioneta de una empresa), se indicó que no sufrieron lesiones de consideración. Al lugar concurrió personal tanto de Bomberos como de Carabineros, estos últimos encabezando la respectiva investigación.

PERDIÓ LA CUENTA

Una de las moradoras de la casa que se vio afectada por el choque, reconoció que “ya perdió la cuenta” de las veces que de manera “colateral” se han visto “por desgracia” involucrados en accidentes de tránsito, claro que nunca “al nivel” de lo que ocurrió ayer, es decir, que un vehículo ingresara a su casa. Los episodios anteriores más bien se relacionan “solo” a daños en, por ejemplo, la reja principal del domicilio.

Por lo mismo, volvió a aprovechar la oportunidad para formular un llamado a las autoridades pertinentes, para que puedan darle curso a lo que podría transformarse en una “solución” que impediría la ocurrencia de más accidentes: la instalación por calle Calama de reductores de velocidad, o bien, de frentón, habilitar en tal esquina un semáforo. “No sé qué están esperando, que se muera alguien quizá, pero son demasiados los choques que hemos tenido que soportar acá”, dijo.