Una pesadilla que no termina

0
314
Editorial

Cuando llegó el primer casos de Coronavirus a Chile, en general, nunca se pensó que esta pandemia duraría tanto tiempo. El mundo lleva más de un año y medio, y nuestro país un par de meses menos viviendo en una constante preocupación por la cantidad de casos nuevos, casos activos y personas fallecidas por este “virus maldito”.

Las medidas de uso obligatorio de mascarillas, lavado de manos frecuente y distanciamiento físico nos han acompañado por interminables meses y ya mucho están cansados.

La vacunación ha ido avanzando en el territorio nacional y ya se han superado las 8 millones 700 mil personas con su esquema de vacunación completo, es decir, con las dos dosis.

Sin embargo, mientras se avanza en todo esto, el Coronavirus no para de sorprendernos, pues con la aparición de variantes que cada vez son más agresivas y contagiosas, la preocupación crece entre las autoridades en cada país y por supuesto a nivel mundial por los organismos de Salud.

Por estos días, la atención se centra en la variante Delta. Incluso el ministro de Salud, Enrique Paris expresó su preocupación, que fue calificada por la autoridad como “altamente contagiosa”, la que ya está presente en Sudamérica específicamente en Perú y también en Argentina.

De acuerdo a la investigación elaborada por el Consorcio de Secuenciación del genoma del SARS-CoV-2 de la India (INSACOG) y el Centro Nacional para el Control de Enfermedades (NCDC), dicha variante es capaz de alcanzar una alta velocidad de propagación.

Asimismo, se informó que es hasta un 50% más transmisible que la Alfa hallada por primera vez en Reino Unido, debido a una mayor carga viral y capacidad de escape inmune.

Como vemos, esta es una nueva variante y seguramente, aunque no podemos ser categóricos, vendrán nuevas variantes de esta enfermedad que parece una pesadilla que no termina.

Y aunque es repetitivo a esta altura, es responsabilidad de todos seguir cuidándose, incluso estando vacunados, respetando las medidas que ya conocemos de memoria, pues es la única manera de mantenernos sanos.