Torneo con “luces y sombras”

0
187

Tras vencer a Unión La Calera, más la combinación de algunos resultados, en la última fecha Curicó Unido consiguió ratificar su permanencia por una nueva temporada en la máxima categoría del fútbol profesional chileno. Se trató sin lugar a dudas de un torneo con “luces y sombras”, donde por primera vez los albirrojos tuvieron la posibilidad cierta de conseguir algo hasta ahora todavía inédito en su joven historia, como lo es clasificar a un torneo de tipo internacional. Los números no mienten, ya que tras la abrupta partida al fútbol azteca del técnico Nicolás Larcamón, la “cosecha” de puntos no volvió a ser la misma, ahora bajo el mando de Martín Palermo. 

Tampoco hay que desconocer que justamente al ahora ratificado entrenador le tocó la etapa más compleja del campeonato, con todo lo relacionado a la vigente pandemia del Covid-19. Independiente del rendimiento y de la citada merma en la suma de unidades, hay otros tópicos que son favorables, encabezando aquel podio el espacio que se le sigue dando a los jóvenes que provienen de la cantera del club. En tal listado se encuentran nombres como Gabriel Harding, Matías Ormazábal, Felipe Ortiz, Kennet Lara o Jorge Catejo, por solo nombrar algunos. 

Si bien, en estricto rigor, hasta la última fecha Curicó Unido tuvo opciones matemáticas para clasificar a un torneo internacional, también es cierto que, considerando la tabla acumulada, además existió el peligro cierto de tener que disputar el duelo por la permanencia. Para el caso del primer punto, por lo que el equipo ha mostrado en la “Era Palermo” (tres triunfos, tres empates y ocho derrotas), la lógica indicaba que era de algo muy difícil de poder concretar. Queda el consuelo, no menor, de tener la certeza y la tranquilidad de conservar la categoría.  

Ya con el argentino Martín Palermo ratificado en su cargo, comienza la habitual etapa de “altas y bajas” de jugadores. Llama la atención la partida de Martín Cortés, que con 241 partidos es el futbolista que más veces ha vestido la camiseta albirroja. 

Lo cierto es que no hay tiempos para mayores pausas, ya que se viene un nuevo torneo y por ende una nueva historia por escribir, en una institución que este mes cumplirá 48 años de vida.