Responsabilidad y paciencia

0
386
Editorial

En otras oportunidades hemos tocado el tema de la responsabilidad que significa instalarse tras un volante, ya sea de un automóvil particular, transporte público o privado, camiones de carga, o cualquier tipo de vehículo.

De quienes manejan dependen las vidas de todas las personas que se cruzan por su camino, como casos que hemos conocido recientemente. 

Pues bien, con la instalación de la Cuarentena en muchas comunas, quienes salen a las calles ven un escenario distinto, porque -supuestamente- circulan muchos menos vehículos y algunos aprovechan esto para aumentar la velocidad en las calles y avenidas de las comunas que están en el Paso 1 del Plan Paso a Paso.

De hecho, se han recibido múltiples denuncias sobre personas que ni siquiera respetan los disco PARE o los semáforos en rojo. En varias ciudades de la región los accidentes en intersecciones son el pan de cada día. 

Por estos días se conocieron las cifras a nivel nacional sobre una importante disminución de fallecidos en siniestros de tránsito, con una baja del 29%.

Sin embargo, la Región del Maule se encuentra dentro de las zonas en las que a pesar de las variaciones de desplazamiento, generadas por la pandemia, tuvo más personas fallecidas que el año anterior. 

Un tema tremendamente preocupante para la comunidad y para las autoridades, pues a pesar de las cuarentenas y las restricciones que hubo durante 2020, se registraron más fallecidos. 

El mismo seremi de Transportes, Carlos Palacios, manifestó que “al estar las calles más desocupadas han aumentado las velocidades de desplazamiento, uno de los principales factores de siniestros de tránsito en nuestra región”.

Algunas personas manifiestan que esta pandemia les ha enseñado a cultivar la paciencias, pues al verse obligados a hacer fila para entrar al supermercado, los bancos, farmacias y a otros recintos, es mejor tomarlo con calma y esperar con paciencia. 

Pero al parecer para otras personas esto ha sido sinónimo de perder la paciencia ante la más mínima provocación y eso también se puede ver en las calles cuando se le exige a una persona ponerse bien la mascarilla o guardar la distancia física correspondiente, no reaccionan de la mejor manera. 

Tal vez esas personas son parte del grupo a quienes esta pandemia les ha traído problemas sicológicos, y de ser así, lo ideal serían que se traten con un profesional.