Los peligros asociados a la “droga zombie”

0
845
Marcela Garrido es académica de la Facultad de Medicina de la Universidad de los Andes.

Fentanilo. Estas últimas semanas, ha habido personas detenidas portando este opioide en Chile; que puede llegar a ser hasta 100 veces más fuerte que la morfina.

SANTIAGO. El uso indebido del fentanilo, a causa de la venta informal de esta sustancia, ha generado la preocupación de las autoridades, debido a sus características, las que pueden ser potencialmente letales si no se administran adecuadamente. Pero ¿Para qué se usa clínicamente y cómo se diferencia de la droga? La académica de la Facultad de Medicina de la Universidad de los Andes, Marcela Garrido, explica que el fentanilo, en primera instancia, es un opioide sintético, que no depende de sustratos naturales para ser elaborado como la heroína o cocaína que es muy potente y tiene un rápido inicio de acción. Estas últimas semanas, ha habido personas detenidas portando este opioide en Chile; que puede llegar a ser hasta 100 veces más fuerte que la morfina. Adicción, depresión respiratoria o de frentón la muerte son algunos de los nocivos efectos que puede producir esta sustancia.

USOS CLÍNICOS
En forma clínica, la académica menciona que se usa para el manejo del dolor agudo como un cólico renal o sedoanalgesia en algunos procedimientos y se administran pequeñas dosis a los pacientes de forma endovenosa. “El fentanilo (también conocida como la “droga zombie”) no produce rigidez, ni amnesia del episodio, quita el dolor y tranquiliza al paciente, por lo que nos permite controlar eficazmente un cuadro de dolor agudo muy intensos y realizar procedimientos”, explica. La doctora Garrido agregó que dentro de un contexto de salud, en las personas en que se ha usado fentanilo durante su hospitalización, no es común que se vuelvan adictas, además menciona que  muchas veces, “cuando las consumen como drogas de abuso, son producidas de forma ilegal, no tienen las mismas propiedades que el medicamento original, tienen otros efectos adversos, y además, hoy en día se está vendiendo mezclada con otras drogas de abuso que aumentan su poder adictivo, como la cocaína, la heroína o las metanfetaminas”, explica.