El 90% de los accidentes viales y de tránsito ocurren por factor humano

0
868
El jefe de la SIAT de Carabineros, capitán Diego Brante llamó a los conductores a ser responsables, esto a fin de frenar la accidentabilidad y las víctimas fatales.

Seguridad. Carabineros insiste en llamar a respetar la Ley del Tránsito y además, a actualizar la infraestructura vial frente al aumento del parque automotriz.

TALCA. Preocupación existe en Carabineros por el alto índice de accidentabilidad y fallecidos en la Región del Maule, situándose como la segunda zona del país después de la Región Metropolitana. El 2022 el balance cerró con 168 víctimas fatales, y este año, hasta el 30 de abril, 47 personas han perdido la vida en siniestros viales. Estos últimos llegan a los mil 532. Por lo mismo, la institución está empeñada en fortalecer sus acciones preventivas, de educación, y fiscalizadoras, insistiendo en el llamado básico a respetar las normas del tránsito.
Lo anterior, considerando que el 90% de los accidentes viales o de tránsito ocurren por factor humano y entre las principales causas figuran la conducción en estado de ebriedad, hacerlo a exceso de velocidad y la pérdida del control del vehículo.
“Todo accidente se genera porque una persona comete una infracción. La consecuencia de este es evitable, podemos mejorar las vías, podemos mejorar distintas condiciones para que la gente no fallezca y tenga una consecuencia lesiva menor; pero en sí, el 90% de la causa de los accidentes es el factor humano”, señaló el jefe de la SIAT de Carabineros, capitán Diego Brante.

FACTORES REGIONALES
Es más, en su opinión, esta región tiene características propias que facilitan la ocurrencia de mayores accidentes. “Una es que la única forma de tránsito y desplazamiento es la vía terrestre. No tenemos aeropuerto ni puerto, y las cargas se desplazan por vías terrestres, el turista también circula por estas, somos una región de paso también hacia otras zonas y además una de las principales causas es el consumo de alcohol”, dijo.
También la densidad poblacional es otro elemento a considerar y en el Maule es mayor que en otras zonas. “La población en la región es muy alta, el 33% de la región es población rural donde existe habitabilidad, y esa gente se desplaza por medio del vehículo o transporte público”, señaló.
Indicó que durante años se ha estado trabajando en distintas actividades con el fin de reducir las cifras de accidentes y también de consecuencias de los mismos con lesionados y fallecidos, haciendo actividades preventivas, como capacitaciones, charlas y actividades como el día del patrullero, que busca generar conciencia en seguridad vial en los futuros usuarios del tránsito, van a ser futuros conductores, ciclistas y peatones que se van a desplazar en forma autónoma y necesitan tener esa conciencia para reducir esta cifra de fallecidos.
“Estamos realizando actividades de fiscalización con otros organismos enfocados en esto. Por ejemplo, controles con Senda enfocados en los lugares donde están ocurriendo los accidentes, con participación de personas con consumo de drogas y alcohol”, dijo.

MALOS E IRRESPONSABLES
Todo parece indicar que los conductores son malos e irresponsables. Así también lo piensa el capitán de la SIAT, quien sostuvo que “falta mucha preparación en la conducción cuando queremos sacar una licencia. También los requisitos y restricciones que existen para ello, no son de estándares altos de seguridad como sí ocurre en otros países y también la irresponsabilidad de conductores de hacerlo a exceso de velocidad, bajo los efectos de drogas y alcohol, e infracciones que generan accidentes”.
Insistió en que “debe existir también la conciencia ciudadana de poder respetar la norma del tránsito, de actualizar las licencias”.
También hay que considerar el crecimiento del parque automotriz. Durante la pandemia -dijo- el parque aumentó en un 60% y se ha duplicado la tenencia de vehículos. “Ya no solo tenemos uno por familia, sino que el promedio es de dos o tres vehículos por grupo familiar”, afirmó, agregando que además resulta necesario que la infraestructura vial se actualice y acompañe este aumento exponencial de vehículos, de desplazamientos y trayectos.

EDUCACIÓN Y RESPETO
Para cambiar la actual realidad en materia de accidentabilidad, se hace necesario educación y el cumplimiento de las normas del tránsito.
“El primer eje es educación, estamos enfocados en fomentar la educación vial preventiva y enfocarnos a empresas donde se reúne gente, con charlas de prevención, plazas de seguridad para generar conciencia. Ese cambio de mentalidad de tener una responsabilidad cívica, solidaridad cívica en las vías, y no la cultura del ganador, y respetar las normas del tránsito es lo más básico”, dijo el jefe de la SIAT.