Por homicidio en grado de frustrado formalizan a sujeto que agredió a compañera de trabajo

0
460

Víctima recibió más de 60 puñaladas en su cuerpo. Argumentando estar frente a una persona que constituye “un peligro para la seguridad de la sociedad”, la fiscalía solicitó dar curso a la medida cautelar de prisión preventiva, petición que fue acogida por el Tribunal de Garantía de Curicó. 

CURICÓ. Un joven de 22 años fue formalizado por el delito de homicidio calificado en grado de frustrado, tras un hecho que tuvo como víctima a una mujer, compañera de trabajo. Se trata de un hecho que se remonta a la noche del sábado recién pasado al interior de un fundo (Santa Olga) del sector Los Guindos de Curicó. 

Según lo dado a conocer por el fiscal jefe de Curicó, Miguel Gajardo, el ahora imputado, identificado como Christopher Raúl Alarcón Poblete (que se desempeñaba como nochero) se encontraba compartiendo con la víctima, cuando “sin causa ni motivo justificado y de forma imprevista”, la atacó con una cortapluma de 10 centímetros, “causándole múltiples heridas en diversas partes de su cuerpo”. 

De hecho, según el parte médico se habla de al menos unas 61 puñaladas. Una vez cometido el delito, el sujeto tomó su motocicleta y escapó en dirección hacia la comuna de Molina, donde, de manera posterior, fue detenido por Carabineros en un control vehicular en la Ruta 5 Sur. 

MÚLTIPLES LESIONES 

Agregó Gajardo que “gracias al socorro oportuno” de los familiares de la mujer, la pudieron trasladar al Hospital de Curicó, recinto donde “se logró intervenirla y salvarle la vida” casi “de manera milagrosa”. Sin embargo, debido a la “multiplicidad de las lesiones que padece”, permanece internada en el citado recinto. Precisamente, el testimonio que brindó la víctima resultó clave a la hora de poder dar curso a detención del ahora imputado. 

TRAS LAS REJAS

Durante la respectiva audiencia de formalización de cargos, argumentando estar frente a una persona que constituye “un peligro para la seguridad de la sociedad”, la fiscalía solicitó dar curso a la medida cautelar de prisión preventiva, esto considerando la gravedad de la pena asociada al delito que se le imputó, petición que fue acogida por el Tribunal de Garantía de Curicó, fijando además un plazo de tres meses para el cierre de la correspondiente investigación. 

El joven quedó tras las rejas a pesar de tratarse de una persona que “no contaba con antecedentes policiales” en su “hoja de vida”.