Doctora hizo pública su renuncia por el no pago de asignación municipal

0
1195
Mabel Ulloa en su último día de trabajo.

Inestabilidad. Profesional se desempañaba en el Centro de Salud Familiar de Lontué.

MOLINA. Se trata de Mabel Ulloa Cervantes, quien se desempeñaba en el programa de Salud Mental del Cesfam de Lontué, donde cumplía con 11 horas semanales y en calidad de planta.

Diario La Prensa tuvo acceso a la carta renuncia que envío la profesional a la alcaldesa, Priscilla Castillo, donde explica su decisión. “El único motivo de mi renuncia es el no pago de la asignación municipal por artículo 45 de la Ley 19.378, que percibí durante siete años consecutivos, desde mi ingreso el 1 de agosto del 2015, y que corresponde a un tercio de los ingresos mensuales recibidos por mi trabajo”, acotó.

Agregó que “lamentablemente los $526.153 pesos de mi remuneración líquida de febrero, no se condicen con mis 15 años de experiencia laboral en atención primaria, 11 de los cuales dediqué a la comuna de Molina, no hacen justicia a mi nivel de capacitación en gran medida autofinanciada, ni a la prestigiosa casa de estudios de la cual me titulé como médico cirujano, la Universidad de Chile”.

EMPLAZAMIENTO

La doctora Mabel Ulloa Cervantes sostuvo en la misiva que no comparte la decisión del concejo municipal, de no continuar pagando la asignación municipal a sus médicos.

“La comuna de Molina pasa a ser un ejemplo más de vergüenza país y que explica por qué los médicos chilenos, tanto generales como especialistas, migran al sistema privado de salud, quedando la salud pública chilena carente de atenciones de calidad hacia las personas más vulnerables que integran su sociedad”, se quejó.

Sostuvo que discrepa completamente en la nueva práctica del municipio de Molina, a través de su Dirección Comunal de Salud, en cuanto a contratar a médicos extranjeros que no cuentan con Eunacom aprobado (prueba necesaria para revalidar el título de médico cirujano en Chile) o permisos especiales otorgados por la Superin-tendencia de Salud.

Destacó, de todas formas, que existen “excelentes profesionales extranjeros, se desempeñan muy bien, con toda su documentación en regla y son un real aporte para nuestro país.”

Desde enero a la fecha son cuatro los profesionales que han salido del Centro de Salud Familiar de Lontué. A Mabel Ulloa, se suman los doctores Kristell Sarmiento, Mariana Castillo y Julio Gutiérrez (este último fue desvinculado sin motivo y la semana pasada le ofrecieron volver, pero no aceptó).