Condenados por ataque a cuartel policial cumplirán pena en libertad

0
604

Imputados. En noviembre del 2020, enviaron bomba de ruido a tenencia “Cancha Rayada” de Talca, que provocó daños y lesiones auditivas a dos carabineros.

TALCA. La Defensoría Penal Pública del Maule confirmó que con fecha 24 de enero reciente, se cerró el denominado “caso bomba”, luego que quedara firme y ejecutoriada la sentencia dictada por el Tribunal de Garantía de Talca, en la que el juez Víctor Rojas condenó en audiencia de procedimiento abreviado, a los hermanos gemelos I.A.M. y L.A.M. a la pena sustitutiva de libertad vigilada intensiva por el periodo de tres años y un día.

Con un poco más de un año de investigación, ambos imputados fueron condenados por el delito de conductas terroristas por los hechos ocurridos en la Tenencia de Cancha Rayada de Talca, el 26 de noviembre de 2020. Ese día, mediante una encomienda hicieron llegar un artefacto de ruido, el que causó lesiones auditivas a dos uniformados del cuartel policial ubicado en el barrio norte.

En la audiencia realizada el 17 de enero de 2022, tanto la Fiscalía como la Defensoría Penal Pública, expusieron los argumentos que llevaron al magistrado a reconocerle a los jóvenes su irreprochable conducta anterior, colaboración sustancial en la persecución de los hechos y una historia familiar, social y comunitaria que apoye el proceso de resocialización.

PENA SUSTITUTIVA

El defensor de los imputados en la causa, Rodrigo Flores, quien además es jefe de la Unidad de Estudios de la Defensoría Regional del Maule, explicó los alcances de un exhaustivo proceso investigativo y entregó detalles de las conversaciones que dieron curso a la decisión de efectuar un procedimiento abreviado, que derivó en que los hermanos recuperaran su libertad.

“Para alcanzar este acuerdo, el Ministerio Público recalificó los hechos a una figura penal que les permitiera el otorgamiento de una pena sustitutiva y se les reconoció a los imputados, la colaboración sustancial con el esclarecimiento y aceptación de los hechos. En ese contexto, la pena quedó radicada en tres años y un día de presidio menor en su grado máximo y en este nuevo escenario, la defensa instó por el otorgamiento de la pena sustitutiva de libertad vigilada intensiva”.

El profesional sostuvo que, en dicha audiencia, “expusimos una serie de antecedentes que, en concepto de esta defensa, permitían concluir que el otorgamiento de la pena sustitutiva de libertad vigilada intensiva para ambos imputados, era suficiente para lograr los fines de la sanción y para asegurar que, en lo sucesivo, no se vieran involucrados en algún tipo de delito”.

Este caso provocó conmoción pública en Talca, a tal punto que vinieron a esta ciudad el subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, y un fiscal especializado en ataques con explosivos.